Gestión pandemia en segunda ola

Foto_Cabecera_de_The_Lancet_Regional_Health_EuropeIsabel Cienfuegos, del Servicio de Neumología del Hospital 12 de Octubre, es una de las autoras de la carta-réplica encabezada por Vicky Zunzunegui y en el que también firman otros autores del Instituo de Salud Carlos III. este texto ha sido publicado en The Lancet Regional Health – Europa y cuestiona un artículo del que es autor Francisco Javier Candel (“Integral management of COVID-19 in Madrid: Turning things around during the second wave“ ) en el que se describe el éxito de la gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid durante la segunda ola. Los autores de la réplica argumentan que la conclusión de dicho trabajo no se fundamentan en pruebas y cuestionan algunos de los datos ofrecidos en las figuras. Entre otros datos, señalan que el número de pocas pruebas diagnósticas fue muy bajo (en comparación con Corea del Sur o Uruguay, por ejemplo), que la incidencia acumulada alcanzó el doble del valor que se indica o que Madrid estuvo en el nivel más alto de riesgo durante 10 de 16 semanas en el último trimestre de 2020. Añaden que la región de Madrid, entre todas las comunidades, ha tenido la tasa más alta de mortalidad ajustada por edad en hombres, y la segunda más alta en mujeres. Por último, esta alta tasa de mortalidad y un 20% de la población de Madrid contagiada en noviembre de 2020 no permiten, en opinión de los autores, hablar de “éxito en la gestión”.

Equipo Biblioteca H12O

Reacciones cutáneas a vacuna COVID-19

logo12Dermatólogos del Hospital 12 de Octubre describen en una carta publicada en el International Journal of Dermatology manifestaciones cutáneas como reacción a la vacuna BNT162b2 contra la COVID-19, a través del caso de una joven de 27 años. La mujer estuvo asintomática hasta el séptimo día posterior a recibir la primera dosis de la vacunación, cuando comenzó dolor en el lugar del pinchazo así como una placa eritematosa-edematosa de difícil definición y aumento de la temperatura. La prueba PCR resultó negativa. Se inició tratamiento con paracetamol, prednisona y dexclorfeniramina y desaparecieron dolor, fiebre y manifestaciones cutáneas.

La mujer recibió la segunda dosis de la vacuna 21 días después y volvieron a aparecer los mismos síntomas, de forma más leve, a las pocas horas, si bien remitieron a los dos días tras tratamiento con paracetamol. La paciente no tenía antecedentes de reacción por hipersensibilidad a ninguna vacuna que hubiera recibido anteriormente.

En los ensayos clínicos de la vacuna BNT162b2 ya se habían detectado reacciones locales leves o moderadas (dolor, enrojecimiento e inflamación) que se resolvieron a los pocos días, pero no aumentaron con la segunda dosis. También se detectaron síntomas como fatiga o dolor de cabeza, que en cambio fueron más frecuentes y graves en la segunda dosis. No obstante, también las vacunas convencionales han mostrado casos de reacciones por hipersensibilidad. Sin embargo, lo que no es tan frecuente es una reacción retardada en el lugar donde se ha efectuado la inyección, como el caso que se describe en esta carta, por lo que es necesario proseguir los estudios en esta vía.

Equipo Biblioteca H12O

COVID-19 y parto prematuro

logo12Laura Forcén, del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital 12 de Octubre, es una de las autoras de un trabajo publicado en BMC Pregnancy Childbirth en el que se analiza la asociación entre la COVID-19 y los partos prematuros.

Se trata de un estudio prospectivo y multicéntrico con datos de 45 hospitales españoles, basado en un programa de detección prenatal durante la primera ola de la pandemia. Se realizó PCR a las mujeres en el momento del parto y se hizo un seguimiento de las madres negativas y positivas hasta seis semanas después de dicho parto. Con datos de 1.009 embarazos, 246 madres dieron positivo en la prueba PCR y 763 dieron negativo. La infección por SARS-COV-2 aumentó las probabilidades de parto prematuro y se relaciona con mayor frecuencia de parto iatrogénico así como con mayor riesgo de rotura prematura de membranas a término y de ingreso en unidades de cuidados intensivos neonatales. Los autores de este estudio concluyen que las embarazadas con COVID-19 tienen más morbilidad obstétrica relacionada con esta enfermedad.

Equipo Biblioteca H12O

Complicaciones neurológicas de la COVID-19 y H12O

logo12Julián Benito León, del Servicio de Neurología del Hospital 12 de Octubre, ha publicado en las últimas semanas varios trabajos sobre casos neurológicos relacionados con la COVID-19, que van ampliando las iniciales complicaciones diagnosticadas en relación con la infección por SARS-COV-2  y deben alertar a los neurólogos en el manejo futuro de estos pacientes.

En la revista Diabetes & Metabolic Syndrome: Clinical Research & Reviews, describe un síndrome de artritis antitiroidea en un caso de tiroiditis subaguda post-COVID. Aunque es principalmente una enfermedad del tracto respiratorio, se están asociando con esta patología múltiples complicaciones endocrinas, especialmente disfunciones tiroideas.

Una revisión sistemática sobre complicaciones en la médula ósea publicada en Multiple Sclerosis and Related Disorders documenta enfermedades desmielinizantes de la médula espinal provocadas por la COVID-19. Por ello, los autores concluyen que dicha desmielinización debe añadirse a la relación de complicaciones neurológicas asociadas con la infección por SARS-COV-2.

Un tercer trabajo, aparecido en Minerva Medica, relaciona la deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa con la mortalidad por COVID-19.

Por último, el Journal of Endocrine Society publica un estudio sobre un raro caso de apoplejía hipofisaria, caracterizada por dolores intensos de cabeza, alteraciones visuales y deficiencias hormonales, que se asocia con infección por SARS-COV- 2 en una mujer de 44 años.

Equipo Biblioteca H12O

Infarto agudo de miocardio, factor de género y COVID-19 en Madrid

logo12Roberto Martín Asenjo, del Servicio de Cardiología del Hospital 12 de Octubre, es uno de los autores de la carta publicada en el American Journal of Emergency Medicine acerca del infarto agudo de miocardio y la COVID-19 en función de factores como la edad o el género.

La pandemia ha llevado a retrasar, en muchos hospitales, los procedimientos electivos y a mayores restricciones en los procedimientos invasivos. Uno de los datos más llamativos es el descenso del 40% en el número de pacientes con infarto de miocardio con elevación del segmento ST, sobre todo porque los eventos cardiovasculares suelen aumentar con las infecciones respiratorias. Los autores de la carta apuntan varias razones: la inactividad física por el  confinamiento, el rechazo de los pacientes a acudir al hospital por miedo al contagio, la atribución de síntomas cardiacos a la COVID-19, retrasos en el diagnóstico que imposibilitan el beneficio de la reperfusión precoz o el fallecimiento por causas cardiacas antes de la asistencia médica. Entre los pacientes con infarto, las mujeres y las personas de edad avanzada se suele asociar con un mayor retraso en el acceso a la atención médica.

Los autores recogen datos de 11 hospitales de la Comunidad de Madrid que atienden el infarto de miocardio y analizan la influencia de la edad y el género, comparando los datos durante las primeras semanas de la pandemia con datos de semanas anteriores a la declaración de la misma. Durante la pandemia, el número de pacientes se redujo en un 23%, pero únicamente en el género masculino, y la edad media tampoco fue significativa. La razón del género pueda estar en la mayor mortalidad de hombres a causa de la COVID-19, lo que les lleve a renunciar a acudir a la asistencia médica en presencia de dolor en el pecho. Aunque la COVID-19 está afectando de forma importante a personas mayores, la reducción de pacientes con infarto parece más asociada con decisiones de los pacientes que con razones médicas o deficiencias del sistema asistencial.

Equipo Biblioteca H12O

Lesiones hepáticas, COVID-19 y H12O

logo12Eduardo Martínez Naves, del Instituto de Investigación imas12 del Hospital 12 de Octubre, firma el artículo “Abnormal Liver Function Test in Patients Infected with Coronavirus (SARS-CoV-2): A Retrospective Single-Center Study from Spain”, publicado en el Journal of Clinical Medicine.

A partir de los datos de 799 historias clínicas de pacientes con lesiones hepáticas del Hospital 12 de Octubre durante la primera ola de la pandemia, se analiza la relación de la COVID-19 con los marcadores séricos. Los niveles séricos de alanina aminotransferasa (ALT), aspartato aminotransferasa (AST), gamma-glutamil transferasa (GGT), fosfatasa alcalina (ALP) y lactato deshidrogenasa (LDH) y la relación AST/ALT se encontraron elevados en estos pacientes por encima de su nivel superior normal. Pero también se encontró una correlación positiva entre los niveles de LDH y la relación AST/ALT con el resultado de la enfermedad. Los datos del estudio revelan que la enfermedad por SARS-COV-2 conlleva cambios leves pero significativos en los marcadores séricos de lesión hepática. Así, los niveles de LDH y la relación AST/ALT pueden emplearse como diagnóstico adicional en los pacientes COVID-19.

Equipo Biblioteca H12O

Trasplante de hígado, anticuerpos y COVID-19

logo12Carmelo Loinaz, del Servicio de Cirugía General del Hospital 12 de Octubre, es uno de los firmantes del artículo sobre inmunidad humoral después de infección por SARS-COV-2 en pacientes trasplantados.

El trabajo, publicado en abril en el American Journal of Transplantation, es un estudio multicéntrico y prospectivo que analiza la persistencia de anticuerpos IgG anti-nucleocápside en receptores de trasplante de hígado después de COVID-19. Un grupo de 71 pacientes trasplantados se comparó con otro grupo control de 71 pacientes inmunocompetentes. Los receptores de trasplante de hígado mostraron, a los 3 y 6 meses después de COVID-19, una menor incidencia de anticuerpos IgG anti-nucleocápside y también una disminución más pronunciada de los niveles de anticuerpos, en comparación con los pacientes inmunocompetentes. Haber sido trasplantado, sexo femenino, un intervalo más largo desde el trasplante y tratamiento con inhibidores del sistema renina-angiotensina-aldosterona se asociaron con la persistencia de anticuerpos más allá de 6 meses después de haber tenido COVID-19.

Equipo Biblioteca H12O

Trasplante renal y COVID-19

logo12Amado Andrés, coordinador de trasplantes del Hospital 12 de Octubre, ha participado en un artículo publicado en el American Journal of Transplantation sobre predictores de COVID-19 grave en receptores de trasplante renal.

La infección por SARS-COV-2 ha producido una alta mortalidad entre los receptores de trasplante de riñón, sobre todo ancianos, según se recoge en el Registro Español, con datos de 1.011 trasplantes renales desde la primera ola de la pandemia. La edad, la neumonía y el haberse realizado un trasplante de riñón ≤ 6 meses antes de la infección son predictores de mortalidad, mientras que los síntomas gastrointestinales son considerados protectores. La mortalidad fue en general menor en la segunda ola que en la primera, pero similar en pacientes críticos.

Los autores concluyen que debe considerarse la interacción entre la edad y el tiempo transcurrido desde la infección para seleccionar a los receptores de trasplante. La edad avanzada y un reciente trasplante renal deben ser razones suficientes para fomentar estrictas medidas de protección, incluida la vacunación.

Equipo Biblioteca H12O

Infarto agudo de miocardio y COVID-19

logo12Fernando Sarnago, del Servicio de Cardiología del Hospital 12 de Octubre, participa como autor en el artículo sobre el impacto de la COVID-19 en el tratamiento del infarto agudo de miocardio, publicado en la Revista Española de Cardiología.

El objetivo de este trabajo es analizar los cambios en el tratamiento del infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST debidos a la pandemia. Se trata de un estudio multicéntrico, nacional, retrospectivo y observacional con datos de pacientes de 75 centros hospitalarios divididos en dos cohortes: tratados antes o durante la pandemia. Según los datos de este estudio se han reducido los casos con sospecha de infarto en un 27% y los de pacientes confirmados en un 22%. El tiempo de isquemia fue más largo y la mortalidad mayor en la cohorte atendida durante la pandemia. La incidencia de infección pro SARS-COV-2 fue del 6%.

Los autores concluyen que la pandemia ha implicado una disminución del número de pacientes con infarto agudo de miocardio, un aumento del tiempo transcurrido entre el inicio de los síntomas y la reperfusión, y una mayor mortalidad hospitalaria. El número de casos de pacientes con infarto infectados por SARS-COV-2 es relativamente bajo.

Equipo Biblioteca H12O

Variabilidad de la frecuencia cardiaca y COVID-19

logo12Carlos Salazar, del Servicio de Anestesiología del Hospital 12 de Octubre, es uno de los autores del artículo “Is the heart rate variability monitoring using the analgesia nociception index a predictor of illness severity and mortality in critically ill patients with COVID-19? A pilot study“,  publicado en la revista de acceso abierto PLoS One.

El análisis de la variabilidad de la frecuencia cardiaca puede ser un factor predictor para pacientes COVID-19 en ventilación mecánica. Los autores han realizado un estudio piloto observacional, prospectivo y unicéntrico con 14 pacientes COVID-19 ingresados en una unidad de cuidados intensivos quirúrgicos. Una baja actividad del sistema nervioso autónomo y un predominio del sistema parasimpático se asocian con un peor pronóstico, mayor mortalidad y mayores niveles de interleucina-6.

Equipo Biblioteca H12O