Evidencias en pediatría y COVID-19

logo12Salomé Albi Rodríguez, del Servicio de Pediatría del Hospital 12 de octubre es una de las autoras del artículo sobre evidencias en pediatría en torno a la COVID-19 publicado en Anales de Pediatría.

El artículo es el resumen de un documento redactado por un grupo de Trabajo de la Asociación Española de Pediatría con una valoración crítica de la evidencia disponible sobre COVID-19 elaborado según metodología GRADE. Para ello se han realizado diferentes revisiones sistemáticas en las que se responde a preguntas relacionadas con la epidemiología, clínica, diagnóstico, tratamiento, prevención y vacunas. Además, se han valorado los riesgos de sesgo, se han realizado meta-análisis de las principales medidas de efecto y se han elaborado recomendaciones en función de la calidad de la evidencia.

Equipo Biblioteca H12O

Fractura de cadera y COVID-19

logo12Cristina Ojeda, del Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital 12 de Octubre, es una de las autoras del trabajo publicado en The Surgeon sobre el impacto de la COVID-19 en los servicios de fractura de cadera.

La pandemia provocó una interrupción en los servicios de traumatología dedicados a las fracturas de cadera. Este grupo de pacientes requiere una atención especializada y es posible que estas interrupciones hayan provocado aumento de la morbilidad y mortalidad así como mayores costes hospitalarios. Para evaluar el impacto de estas interrupciones se diseñó un cuestionario que fue contestado por 185 servicios de 14 países. Un 64% de los encuestados informó de un empeoramiento de la atención atribuido a la redistribución del personal, la reasignación de áreas de hospitalización y  la reducción del acceso a las áreas quirúrgicas. Dos tercios perdieron enfermeras y una cuarta parte perdió fisioterapeutas. La reasignación de áreas supuso que muchos pacientes fueran atendidos por equipos no especializados. Un 46% de los encuestados informó de una importante reducción de las actividades quirúrgicas atribuidas a la disminución de recursos, tiempos más prolongados de anestesia, retraso en las pruebas de COVID-19 preoperatorias y el manejo de lo EPIs.

Equipo Biblioteca H12O

COVID-19 en niños y jóvenes

logo12Jaime Cruz, del Servicio de Pediatría, y Noelia García Barrio, del Servicio de Informática, son algunos de los profesionales del Hospital 12 de Octubre que intervienen como autores en un estudio internacional llevado a cabo en 6 países sobre el uso de la información de las historias clínicas electrónicas de niños y jóvenes hospitalizados a causa de la COVID-19.

Publicado en JAMA Network Open, este estudio describe las tendencias internacionales de hospitalización y las características clínicas y epidemiológicas de niños y jóvenes ingresados en hospital por COVID-19. Se trata de un estudio observacional y retrospectivo con datos recogidos durante las dos primeras olas en 27 hospitales de pacientes menores de 21 años con PCR positiva. Esta cohorte incluye los mayores porcentajes de pacientes en las edades de 0 a 2 años (30%) y de 12 a 17 (25). Las pruebas de laboratorio indicaron elevados marcadores de inflamación y anomalías en la coagulación. Las complicaciones frecuentes incluyeron arritmias, neumonía e insuficiencia respiratoria. Pocos pacientes fueron tratados con medicación específica para COVID-19.

Los autores concluyen que el uso de grandes datos informáticos obtenidos de las historias clínicas electrónicas complementan la información obtenida a partir de la vigilancia epidemiológica y permiten comprender mejor las características clínicas de los pacientes en edad infantil y juvenil.

Equipo Biblioteca H12O

Radioterapia y COVID-19

logo12Sara Pedraza, del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital 12 de Octubre, participa como autora en el trabajo publicado en Radiotherapy and Oncology que analiza el impacto de la COVID-19 en los pacientes atendidos en los servicios de oncología radioterápica en España durante la primera ola de la pandemia.

Este trabajo recoge datos de 39.848 pacientes tratados en 66 servicios de oncología radioterápica, de los cuales tan sólo 329 (0,8%) resultaron infectados por SARS-COV-2. El 64% necesitó hospitalización y falleció el 22%. Los factores de riesgo relacionados con la mortalidad fueron edad avanzada, comorbilidad hepática, metástasis cerebral, disnea o niveles elevados de LDH, entre otros. La infección por COVID-19 modificó el tratamiento del cáncer en un 70% de los pacientes.

Los autores concluyen que los pacientes con cáncer tienen mayor riesgo de sufrir casos más graves de COVID-19 y mayor mortalidad. Por ello es importante optimizar los pacientes y sus tratamientos. En los pacientes que sí resultan beneficiados por la radioterapia y presentan síntomas leves de COVID-19 es conveniente proseguir el tratamiento radioterápico hipofraccionado y las medidas de seguridad adecuadas.

Equipo Biblioteca H12O

Factores predictores de tromboembolismo pulmonar en COVID-19 y H12O

Manuel Gil, del Servicio de Urgencias del Hospital 12 de Octubre, es el primer autor del artículo publicado en Medicina Clínica sobre tromboembolismo pulmonar en pacientes COVID-19. El objetivo de este trabajo, un estudio observacional y retrospectivo, es determinar los factores predictores de tromboembolia pulmonar en pacientes infectados por SARS-COV-2 en nuestro hospital durante la primera ola de la pandemia.

Se establecieron dos modelos predictores (sin y con valores de dímero-D) y se realizaron 274 tomografías computarizadas de arterias pulmonares, detectándose enfermedad tromboembólica pulmonar en 70 procedimientos, con una incidencia acumulada del 25%. En el modelo ajustado por dímero-D, la frecuencia respiratoria >22 rpm y la ausencia de hallazgos sugerentes de COVID-19 en la radiografía simple de tórax fueron predictores de tromboembolismo pulmonar. En el segundo modelo se mantuvo una frecuencia respiratoria superior a 22 rpm y un nivel de dímero-D >3.000 ng/mL.  Los autores concluyen que taquipnea, ausencia de hallazgos radiológicos sugstivos de infección y valores de dímero-D > 3.000 han sido identificados en este estudio como factores predictores de enfermedad tromboembólica pulmonar en pacientes COVID-19.

Equipo Biblioteca H12O

De enero del 20 a abril del 21, más de 125 mil artículos COVID

Desde mediados de enero de 2020 a finales de abril de 2021 se han recogido en PubMed, según LitCovid, un total de 125.176 trabajos. A un ritmo vertiginoso, que no parecía presagiarse en los primeros meses de la pandemia, en mayo de 2020 se habían alcanzado los primeros 10 mil artículos, los 20 mil a primeros de junio, en septiembre se superaban los 50 mil, en la primera quincena de diciembre se llegaba a la cifra mágica de los 100 mil trabajos y a mediados de abril se sobrepasaban los 120.

cuatri1

Lejos de aminorarse una producción que no ha parado de aumentar desde sus inicios, su crecimiento permanece estable desde hace meses, si atendemos a su distribución mensual, pues prácticamente desde abril de 2020 se mantiene en una franja entre los 8 mil y los 10 mil trabajos mensuales, exceptuando el mes de agosto en que superaron los 11 mil. Y aunque posteriormente descendió levemente entre septiembre y enero, en los últimos meses se mantiene en cifras cercanas a los 10 mil (febrero = 10.089, marzo = 10.084 y abril= 9.640), en un amesetamiento bastante productivo.

cuatri2

Esta producción mantiene desde hace tiempo una velocidad constante, como resulta aún más evidente en su distribución cuatrimestral, donde después de unos inicios más o menos tímidos, la publicación sobre COVID-19 se ha instalado en unos parámetros de 35/40 mil artículos cada cuatro meses, marcando una tendencia que aún parece imparable.

cuatri3

Sobre todo si observamos la distribución de las medias diarias, que desde mayo de 2020 se mantiene en torno a un ingreso diario de 300 artículos en PubMed, con picos en algunos meses como agosto o febrero, que superan los 350.

cuatri4

Todavía hay muchas incógnitas que resolver respecto a esta pandemia, muchos resultados que corroborar con más evidencia. Si bien se ha avanzando en cuanto a los tratamientos y los diagnósticos, respecto a sus inicios, aún hay mucho que investigar y concluir, en la medida que se van obteniendo resultados de mayores grupos de pacientes. La distribución temática, según LitCovid, de los grandes aspectos vinculados a esta producción sigue reflejando el interés de los autores en la prevención, el tratamiento y el diagnóstico, cuyos artículos en conjunto acaparan las tres cuartas partes de lo publicado.

cuatri6

Estos predominios no sólo reflejan una distribucón actual, sino que se han mantenido desde el inicio de la pandemia. Como muestra la evolución mensual en valores acumulados, estos tres temas (prevención, tratamiento y diagnóstico) han figurado en primer lugar, junto con los artículos de mecanismo (y algo menos, los casos), al mismo tiempo que los temas de carácter general, de transmisión o de predicciones se han mantenido en unos niveles bastante discretos.

cuatri7

Tanto los artículos sobre prevención como los de tratamiento, que alcanzaron un cénit durante la primera ola, se han estabilizado en unos parámetros estables, como todos los demás prácticamente desde el fin de esa mencionada primera ola. Y esta distribución temática, quizás más que las distribuciones anteriores mensuales o cuatrimestrales, hablan de una constante producción que aún está lejos de aminorarse y mucho menos desaparecer.

cuatri5

Equipo Biblioteca H12O

Carga viral mediante RT-PCR como herramienta predictiva

logo12Cristina de la Calle es la primera autora de un artículo publicado en el European Journal of Clinical Microbiology and Infectious Diseases en el que intervienen diferentes médicos e investigadores del Hospital 12 de Octubre: “Impact of viral load at admission on the development of respiratory failure in hospitalized patients with SARS-CoV-2 infection”.

El objetivo de este estudio es analizar si la carga viral de SARS-COV-2, medida mediante RT-PCR en tiempo real al ingreso del paciente, es un marcador de enfermedad grave. Se incluyeron 455 pacientes con PCR de muestra nasofaríngea, que se clasificaron en tres grupos según su carga viral fuera alta (29%), intermedia (39%) o baja (33%). Se analizaron diferentes variables para evaluar la influencia de la carga viral en el desarrollo de insuficiencia respiratoria. La edad avanzada, el género masculino, la presencia de enfermedad cardiovascular o la carga viral alta al ingreso fueron predictivos de insuficiencia respiratoria. Los autores concluyen que la carga viral al ingreso es una herramienta valiosa para predecir el desarrollo de insuficiencia respiratoria en pacientes hospitalizados por COVID-19.

Equipo Biblioteca H12O

COVID-19 y trasplante de células madre

logo12María Calbacho, del Servicio de Hematología del Hospital 12 de Octubre es una de las autoras del artículo sobre trasplante de células madre y COVID-19 publicado en junio en la revista Leukemia. Se trata de un estudio con datos de 382 pacientes con COVID-19 sometidos a trasplante alogénico (62%) o autólogo (38%) de células madre hematopoyéticas, a partir de la información suministrada por la Sociedad Europea de Trasplante de Sangre y Médula Ósea y por el Grupo Español de Trasplante Hematopoyético y Terapia Celular.

La mediana de edad fue de 54,1 años para el primer grupo y de 60,6 para el segundo, y la mediana de tiempo entre el trasplante y la detección de COVID-19 fue de 15,8 meses en el primer grupo y de 24,6 en el segundo. El 83% de estos pacientes desarrolló enfermedad del tracto respiratorio y el 22% requirió ingreso en UCI. La supervivencia a las 6 semanas del diagnóstico COVID-19 fue del 78% en el primer grupo y del 72% en el segundo. La edad avanzada, la necesidad de ingreso en UCI e índices alto o moderado de inmunodeficiencia aumentaron el riesgo de mortalidad, mientras que un mejor estado funcional disminuyó el riesgo.

Equipo Biblioteca H12O

Categorías de riesgo en COVID-19 en función de la inflamación

logo12Antonio Lalueza, del Servicio de Medicina Interna del Hospital 12 de Octubre, participa como autor en el artículo “Risk Categories in COVID-19 Based on Degrees of Inflammation: Data on More Than 17,000 Patients from the Spanish SEMI-COVID-19 Registry”. Publicado en el Journal of Clinical Medicine, el trabajo tiene como objetivo identificar diferentes categorías de riesgo en función de la inflamación en el momento del ingreso.

Se trata de un estudio de cohorte retrospectivo realizado durante la primera ola de la pandemia con datos obtenidos del registro nacional SEMI-COVID. Se establecieron tres categorías de riesgo (bajo, intermedio y alto) en función de los siguientes parámetros: recuento de linfocitos, PCR, LDH, ferritina y dímero-D. Se incluyeron 1.722 pacientes. El grupo de alto riesgo tenía mayor edad, era predominantemente masculino, tenía un mayor grado de dependencia en las tareas diarias y presentaba diferentes patologías previas. Así mismo, los pacientes de este grupo necesitaron, con mayor frecuencia que los pacientes de los grupos intermedio y bajo, cánula nasal de alto flujo, ventilación mecánica e ingreso en UCI, presentando además mayor porcentaje de mortalidad intrahospitalaria.

Equipo Biblioteca H12O

Linfoma cutáneo primario y COVID-19

logo12Alba Sánchez y Pablo Ortiz son dos de los autores de una carta al editor publicada en el Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology acerca del riesgo de sufrir COVID más grave aquellos pacientes con linfoma cutáneo primario.

Los datos se han obtenido del Registro Español de Linfoma Cutáneo Primario, con información de 27 centros sanitarios, y han permitido analizar la incidencia de COVID-19 en una cohorte de pacientes con LCP, analizando sus características clínicas y evolución, en comparación con la población general. El registro recoge datos de 1.542 pacientes, de los cuales el 4% sufrió COVID-19. La mayoría experimentó una enfermedad leve, el 25% necesitó hospitalización y el 5% ingreso en UCI. El 82% de los pacientes informó de estabilidad en su LCP, el 9% mejora y el 9% empeoramiento. No se ha podido detectar un aumento de los riesgos en todos los pacientes con LCP en comparación con la población general, excepto en el rango de edad de 60 a 69 años, donde el estudio incluía más pacientes y resultados ofreciendo así más poder estadístico. Este estudio sugiere que los pacientes con LCP deben considerarse en riesgo de COVID-19 grave, lo que supone reforzar las medidas preventivas y asegurar su vacunación.

Equipo Biblioteca H12O