SELECCIÓN-artículos

–Favre G, et al. 2019-nCoV epidemic: what about pregnancies? [texto completo]. Lancet. 2020;395(10224):e40 [doi]. RESUMEN: Los diferentes miembros de la familia lancetcoronavirus responsables del MERS-CoV y el SARS-CoV fueron responsables de complicaciones durante el embarazo. Entre 2002 y 2003, 12 mujeres se infectaron con SARS-CoV, cuatro pacientes infectadas en el primer trimestre presentaron un aborto.  En el segundo al tercer trimestre, dos (40%) de cinco mujeres tuvieron crecimiento intrauterino retardado y cuatro (80%) de las cinco mujeres tuvieron un parto prematuro (uno espontáneo; tres inducidos por afección materna). Tres (25%) mujeres murieron durante el embarazo. En una revisión de 11 mujeres embarazadas infectadas con MERS-CoV, 3 diez (91%) presentaron resultados adversos, seis (55%) neonatos requirieron ingreso a la unidad de cuidados intensivos y tres (27%) fallecieron. Dos nacieron  prematuramente por insuficiencia respiratoria materna severa. Teniendo en cuenta que COVID19 parece tener una patogenicidad similar a estos virus, que en este momento no hay datos de su comportamiento en el embarazo y que podría ser causa de complicaciones severas en el embarazo y/o el periparto, los autores recomiendan una búsqueda activa de infección por COVID-19 durante el embarazo y en el caso de diagnosticarlo realizar un seguimiento estrecho de la embarazada y del feto. (resumen –por Ana García Reyne. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Van Doremalen N, Bushmaker T, Morris DH, Holbrook MG, Gamble A, Williamson BN, et al. Aerosol and Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1. N Engl J Med. 2020;10.1056/NEJMc2004973 [doi]. nejmRESUMEN: Trabajo experimental que valora la estabilidad del SARS-Cov-2 en aerosol y varios tipos de superficies (plástico, acero inoxidable, cobre y cartulina), comparándolo con el SARS-CoV-1 y estimando las tasas de desintegración mediante un modelo de regresión Bayesiana. El SARS-Cov-2 permaneció viable en aerosol durante todo el tiempo que duró el experimento (3h), con una reducción de la titulación de virus (TCID 50 entre 10 3.5 – 10 2.7 por litro de aire). La semivida del SARS-Cov-2 fue de 1.1-1.2h (IC95% 0.64-2.64). Los resultados del experimento para SARS-Cov-1 fueron similares. El SARS-Cov-2 permaneció más estable en plástico y en acero inoxidable, detectando virus viable hasta 72h tras la aplicación en estas superficies. No se detectó virus viable en cobre a partir de 4h y en cartulina a partir de 24h. Las semividas del SARS-Cov-2 fueron 5.6h en acero inoxidable y 6.8h en plástico. No hubo diferencias sustanciales con respecto a las semividas de SARS-Cov-1 en acero, plástico y cobre. En cartulina la semivida del SARS-Cov-2 fue superior, pero los investigadores explican que tuvieron elevada variabilidad en los experimentos y que esta diferencia con respecto al SARS-Cov-1 debe interpretarse con cautela. Los resultados de los investigadores sugieren que la transmisión a través de aerosoles y fomites es plausible por la gran estabilidad del virus en aerosol (horas) y superficies (días), dependiendo del inóculo. Dado que no encontraron diferencias sustanciales en la estabilidad de ambos tipos de coronavirus en las diferentes condiciones experimentales evaluadas, sugieren que las diferencias epidemiológicas de ambas infecciones deben estar causadas por otros factores, por ejemplo la elevada carga viral en vía respiratoria superior y la capacidad de transmisión de las personas asintomáticas. (resumen por Mikel Mancheño Losa. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) [comentario Journal Watch]

–Fang L, et al. Are patients with hypertension and diabetes mellitus at increased risk for COVID-19 infection? [texto completo]. Lancet Respir Med. 2020;S2213-lancetrm2600(20)30116-8 [doi].  RESUMEN: Carta al Editor basada en varios estudios en los que un porcentaje de pacientes con infección por COVID-19 presentaban diferentes comorbilidades (enfermedad cerebrovascular, hipertensión, diabetes mellitus). Estas comorbilidades se suelen tratar con IECAS. Sin embargo, no se recogió ni valoró el tratamiento que recibían los pacientes en estos estudios. Los coronavirus humanos patógenos (SARS-CoV Y SARS-CoV-2) se unen a las células diana a través de la enzima conversora de angiotensina 2 (ECA2) que se expresa en las células epiteliales pulmonares, intestinales, renales y en vasos sanguíneos. La expresión de ECA2 se ve incrementada en pacientes con diabetes mellitus y pacientes hipertensos en tratamiento con IECAS y ARAII. La expresión de ECA2 se ve aumentada también por el uso de ibuprofeno y tiazolidinedionas. Consecuentemente el aumento de la expresión de ECA2 facilitaría la infección por COVID-19, postulando la hipótesis de que el tratamiento con fármacos que aumenten la expresión de ECA2 aumentarían el riesgo de desarrollar formas más severas y fatales de infección por COVID-19. Si esta hipótesis se confirmara, representaría un conflicto en el tratamiento, porque la ECA2 reduce la inflamación y se ha sugerido como una nueva terapia en potencia para disminuir la inflamación de enfermedades pulmonares, tumorales, diabetes e hipertensión. Un aspecto que debe tenerse en cuenta es la predisposición genética a la infección por coronavirus, que pudiera estar en relación con polimorfismos ECA2 asociados a la diabetes mellitus, enfermedad cerebrovascular e hipertensión en pacientes asiáticos. La sensibilidad de un paciente a la infección puede surgir de la combinación del tratamiento y polimorfismo ACE2. Los autores sugieren que los pacientes con enfermedad cardiaca, hipertensión o diabetes en tratamiento con fármacos que aumentan los niveles de ECA2 tienen un mayor riesgo de infección severa por COVID-19 y por tanto el uso de fármacos que modifiquen los niveles de ECA2, como IECAS O ARAII deben de ser supervisados. No se encontró evidencia de que los fármacos antihipertensivos bloqueantes de los canales de calcio aumentaran las expresión o actividad de ECA2, pudiendo ser una alternativa a estos pacientes. (resumen por Carla Núñez Fernández. FEA Servicio Medicina Interna, Hospital 12 de Octubre) [comentario Journal Watch]

–Gao J, et al. Breakthrough: Chloroquine Phosphate Has Shown Apparent Efficacy in Treatment of COVID-19 Associated Pneumonia in Clinical Studies [texto completo]. bstBiosci Trends. 2020;14(1):72–3 [doi]. RESUMEN: Carta de posicionamiento sobre el uso de Cloroquina en los pacientes con neumonía asociada a COVID-19. En estudios in vitro se descubrió que la cloroquina bloqueaba la infección por COVID-19 a una concentración micromolar baja y posteriormente, se han llevado a cabo numerosos ensayos clínicos para probar la eficacia y la seguridad de la cloroquina o hidroxicloroquina como tratamiento de la neumonía asociada a COVID-19 en pacientes hospitalizados en China. En los más de 100 pacientes incluidos hasta la fecha, la cloroquina ha demostrado ser superior al tratamiento control en pacientes con neumonía asociada a COVID-19 para: 1) controlar la progresión de la neumonía 2) mejorar los hallazgos radiológicos pulmonares 3) promover la negatividad de la carga viral 4) acortar el curso de la enfermedad. Todo ello, sin describirse ninguna reacción adversa grave asociada. Ante los hallazgos descritos, el 15 de febrero de 2020 las autoridades gubernamentales chinas acordaron que el fosfato de cloroquina tiene una potente actividad contra COVID-19 por lo que recomiendan incluir dicho fármaco en las próximas directrices de la Comisión Nacional de Salud de la República Popular de China para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la neumonía asociada a COVID-19. La cloroquina es un antipalúdico así como un antiinflamatorio eficaz en el tratamiento de la artritis reumatoide o el lupus eritematoso que bloque la infección por el virus por el aumento del PH endosómico necesario para la fusión virus/célula e interfiere en la glicosilación de receptores celulares de SARS-CoV-2. Los autores concluyen que se trata de un fármaco barato y seguro que recomiendan para tratar la neumonía asociada a COVID-19. (resumen por Estíbaliz Arrieta Ortubay. FEA. Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Lim J, et al. Case of the Index Patient Who Caused Tertiary Transmission of COVID-19 Infection in Korea: The Application of Lopinavir/Ritonavir for the Treatment of COVID-19 Infected Pneumonia Monitored by Quantitative RT-PCR jkms[texto completo]. J Korean Med Sci. 2020;35(6):e79 [doi] RESUMEN: Comunicación breve describiendo el caso clínico del tercer paciente diagnosticado de COVID-19 en Corea. Paciente de 54 años procedente de Wuhan, China, a las 48 horas de regresar a Corea, el día 22/1/2020 presenta mialgias y escalofríos siendo ingresado y aislado en una habitación con presión negativa el 25/1/2020, confirmando el diagnóstico de infección por COVID-19 el 26/1/ 2020. El paciente índice transmite el virus a un contacto (paciente A) el primer día que comienza con sintomatología. El paciente A (confirmado el 30/1) transmite el virus a su familia (mujer e hijo) (confirmado el 31/1/2020) y a otro contacto (confirmado el 6/2/20). Estos fueron los primeros casos diagnosticados de transmisión terciaria de COVID-19 fuera de China. En el momento del ingreso, el paciente, no presentaba síntomas respiratorios. TA 152/93, Fc 73 lpm y 20 rpm. Temp 37º. Exploración física normal y Rx tórax anodina. Sin comorbilidades asociadas. A los 5 días del inicio de la clínica comienza con fiebre y a los 7 días tos seca, sin datos respiratorios de gravedad (no disnea, no tos productiva ni dolor torácico). Se realiza TAC de alta resolución en el que se evidencia una pequeña consolidación en lóbulo superior derecho e infiltrados en vidrio deslustrado en ambos lóbulos inferiores. La carga viral no se realizó al inicio de la enfermedad por no estar disponible la PCR en tiempo real. Se realizó la medición de la carga viral a partir del 31/1/2020 mediante RT-PCR. Se inicia tratamiento con lopinavir/ritovair al 8º día de ingreso (10º día de inicio de la sintomatología). Dos comprimidos de lopinavir 200 mg/ ritonavir 50 mg vía oral, cada 12 horas. Objetivándose a las 24 horas de su administración un descenso en la carga viral, sin poder concluir si este descenso estaba en relación con la medicación, con la evolución natural de la infección o por una combinación de ambos factores. El paciente presentó síntomas psiquiátricos (depresión, ideación suicida e insomnio) durante el aislamiento, así como reacciones de stress frente a la opinión publica por la publicidad de los datos de los pacientes afectados por COVID-19. Estos síntomas requirieron manejo médico y “counselling”. Este caso constata que la clínica asociada a la infección por COVID-19 puede ser leve y que el paciente se puede recuperar cuando el diagnóstico de neumonía se realiza precozmente. Al iniciar el tratamiento médico con lopinavir/ritonavir se objetiva una mejoría clínica y un descenso en la carga viral por lo que se puede recomendar en pacientes pertenecientes a grupo de alto riesgo (edad avanzada o con comorbilidades) con neumonía en su fase inicial. Aún se requiere mayor evidencia científica basada en ensayos clínicos para probar el efecto de lopinavir/ritonavir. (resumen por Carla Núñez Fernández. FEA Servicio Medicina Interna, Hospital 12 de Octubre).

–Wu Z, McGoogan JM. Characteristics of and Important Lessons From the Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) Outbreak in China: Summary of a Report of 72 314 Cases From the Chinese Center for Disease Control and Prevention. JAMA. 2020 Feb 24 [doi]

–Yoon SH, et al. Chest Radiographic and CT Findings of the 2019 Novel Coronavirus Disease (COVID-19): Analysis of Nine Patients Treated in Korea [texto completo]. kjrKorean J Radiol. 2020;10.3348/kjr.2020.0132 [doi]. RESUMEN: Estudio descriptivo sobre las alteraciones radiológicas halladas en radiografías de tórax y TAC torácicos de 9 pacientes ingresados por COVID-19 en Corea. Tres pacientes (33,3%) presentaron alteraciones parenquimatosas en la radiografía de tórax (infiltrado nodular único en un paciente e infiltrado parcheado bilateral en los otros dos). En ocho de los nueve pacientes se observó afectación bilateral en el TAC de tórax y en el otro una única lesión nodular con el “signo del halo”. La mayoría de las lesiones fueron periféricas y posteriores (78% y 67%) respectivamente. En total se identificaron 77 lesiones parenquimatosas en los TAC de tórax de los 9 pacientes incluidos: lesiones parcheadas (39%), confluentes (13%) y nodulares (48%). La mitad de las lesiones parcheadas fueron mixtas (vidrio deslustrado+ áreas de consolidación), frente a un patrón puro en vidrio deslustrado (35%), patrón “empedrado” (10%) y consolidación (5%). El 78% de dichas lesiones presentaban márgenes mal definidos y un 28% broncograma aéreo. En las lesiones nodulares predominó el patrón en vidrio deslustrado (57%) frente al componente mixto (32%) y sólido (11%). Las lesiones parcheadas se distribuyeron principalmente a lo largo de la pleura (80% ) y en los lóbulos inferiores (60%) a diferencia de las nodulares que siguieron distribución broncovascular (59%). Los hallazgos de este estudio coreano son similares a los reportado en pacientes chinos. Sin embargo, los autores destacan que en la población china las alteraciones radiológicas fueron más frecuentes: el 45-67% de los pacientes chinos presentaron lesiones en vidrio deslustrado frente a un 45% de los pacientes coreanos . Además, en los pacientes chinos las consolidaciones parenquimatosas predominaron en el 30-60% de los casos. Una de las grandes limitaciones del presente estudio es el escaso numero de pacientes incluidos (n=9) que representan solo un tercio del total de los casos coreanos registrados con COVID-19 (n=29). Los autores concluyen que la neumonía asociada a COVID-19 se manifiesta como opacidades parcheadas en vidrio deslustrado o patrón mixto (áreas de consolidación) bilaterales de localización periférica y posterior. (resumen por Estíbaliz Arrieta Ortubay. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Long QX, Tang XJ, Shi QL, Li Q, Deng HJ, Yuan J, et al. Clinical and immunological assessment of asymptomatic SARS-CoV-2 infections. Nat Med. 2020 Jun 18 [doi

–Chen H, et al. Clinical characteristics and intrauterine vertical transmission potential of COVID-19 infection in nine pregnant women: a retrospective review of medical records [texto completo]. Lancet. 2020;395(10226):809–15 [doi]. RESUMEN: Se lancettrata de un estudio retrospectivo para evaluar las características clínicas de COVID-19 en el embarazo y la potencial de transmisión vertical intrauterina de la infección por COVID-19. Se revisaron los datos de 9 mujeres embarazadas que ingresaron en el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan (China) del 20 al 31 de enero de 2020 con infección por COVID-19. Todas las pacientes fueron diagnosticadas de infección por COVID-19 durante el 31 trimestre. Siete pacientes presentaron fiebre,  4 tos, 3 mialgias, 2 dolor de garganta y 2 malestar (en 2). Cinco pacientes tuvieron linfopenia (<10  células/L), seis presentaron elevación de PCR (>10 mg/L) y tres alteración de ALT y AST. Ocho presentaron infiltrados parcheados en vidrio deslustrado en el CT de tórax. Todas las pacientes precisaron oxigenoterapia en gafas nasales y antibioterapia empírica y 6 recibieron tratamiento antivírico. A 4 de febrero del 2020 ninguna de las pacientes había desarrollado neumonía grave por COVID-19 ni había fallecido. Ninguna paciente presentaba comorbilidad, una de ella tenía HTA gestacional desde la semana 27 y la otra preclampsia desde la semana 31. Las nueve fueron sometidas a una cesárea pero ninguna directamente en relación con la infección por COVID-19. Tras el inicio de la infección se detectó sufrimiento fetal en dos casos y rotura prematura de membranas en otro. Se registraron nueve nacimientos vivos. Los nueve nacidos vivos tuvieron una puntuación de Apgar de 1 minuto de 8 a 9 y una puntuación de Apgar de 5 minutos de 9 a 10. Todos nacieron después de la semana 36 con dos de los 4 prematuros con pesos por debajo de 2500 g. Se analizaron las muestras de líquido amniótico, sangre del cordón umbilical, hisopo neonatal de la garganta y leche materna de seis pacientes para detectar el SARS-CoV-2, y todas las muestras resultaron negativas para el virus por lo que no existe evidencia de infección intrauterina causada por transmisión vertical en mujeres que desarrollan neumonía por COVID-19 al final del embarazo. (resumen por Ana García Reyne. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Guan WJ, et al. Clinical characteristics of coronavirus disease 2019 [texto completo]. N Engl J Med. 2020 Feb 28 [doi]. RESUMEN: Estudio retrospectivo y nejmmulticéntrico (552 hospitales) que describe las características clínicas de una amplia cohorte de pacientes (n=1099) con diagnóstico microbiológicamente confirmado de infección por SARS-CoV-2 entre 11/12/2019 y 31/01/2020. El objetivo primario fue determinar la presencia del evento-fatal, compuesto por: necesidad de ingreso en UCI, necesidad de ventilación mecánica (VM) o muerte. La edad mediana de los pacientes fue de 47 años (RIQ 35-58) y un 42% eran mujeres. Un 3.5% eran trabajadores sanitarios. El período mediano de incubación fue de 4 días (RIQ 2-7). Un 44% de los pacientes tenían fiebre a su ingreso hospitalario y un total de 89% la presentaron durante la hospitalización. El segundo síntoma más frecuente fue la tos en un 68%. Los síntomas digestivos fueron infrecuentes: náuseas/vómitos en el 5% y diarrea en el 4%. Hasta un 24% de los pacientes tenían al menos una enfermedad concomitante (HTA, EPOC, etc.). Un 16% presentaron infección grave (bajo los criterios de las guías clínicas de neumonía adquirida en la comunidad de la American Thoracic Society). Estos pacientes eran más mayores (edad mediana 7 años superior) y presentaban más comorbilidad que aquellos con infección leve (39% vs. 21%). El 86% de los pacientes presentaban alteraciones radiológicas en el TC de tórax a su ingreso hospitalario, siendo los patrones más frecuentes las opacidades en vidrio deslustrado (56%) y los infiltrados parcheados bilaterales (52%). El hallazgo analítico más frecuente fue la linfopenia (definida como <1500cél/µl) en el 83%, seguida de la elevación de proteína C reactiva (PCR, definida como >1 mg/dl) en el 61%, la elevación de la LDH (>250 U/l) en el 41% y la trombocitopenia (<150.000/µl) en el 36%. La presencia de alteraciones analíticas tales como elevación de PCR, procalcitonina, LDH, transaminasas y D-dímero fueron más frecuentes en los grupos de infección grave y de evento-fatal. El evento-fatal tuvo lugar en el 6% de los pacientes: 5% requirieron ingreso en UCI, 2% requirieron ventilación mecánica invasiva y un 1.4% murieron. En el grupo con infección catalogada como grave, el evento-fatal tuvo lugar en el 25% de los pacientes. La duración media de hospitalización fue de 12.8 días. (resumen por Mikel Mancheño Losa. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) [comentario Journal Watch]

–Guan WJ, Ni ZY, Hu Y, Liang WH, Ou CQ, He JX, et al.; China Medical Treatment Expert Group for Covid-19. Clinical Characteristics of Coronavirus Disease 2019 in China. N Engl J Med. 2020 Apr 30;382(18):1708-1720 [doi

–Zhou F, Yu T, Du R, Fan G, Liu Y, Liu Z, et al. Clinical course and risk factors for mortality of adult inpatients with COVID-19 in Wuhan, China: a retrospective cohort study. Lancet. 2020 Mar 28;395(10229):1054-1062 [doi]. Erratum in: Lancet. 2020 Mar 28;395(10229):1038. lancetRESUMEN: Estudio retrospectivo y multicéntrico (2 hospitales) que describe una cohorte de pacientes (n=191) con diagnostico microbiológicamente confirmado de infección por SARS-CoV-2 y outcome clínico definido (muerte intra-hospitalaria vs. alta hospitalaria), buscando identificar factores asociados con mortalidad. Murieron 54 pacientes (28%). El tiempo mediano desde el inicio de la disnea hasta la intubación en los pacientes que recibieron ventilación mecánica fue de 10 días (RIC 5.0-12.5). La duración mediana de aclaramiento viral en supervivientes fue de 20 días (RIC 17-24) y en no-supervivientes fue continua hasta su fallecimiento. Los factores asociados con mortalidad intra-hospitalaria en el análisis univariante fueron la edad, comorbilidad (cardiopatía isquémica, diabetes, HTA), linfopenia, leucocitosis y elevación de GPT, LDH, Hs-Tnt, CK, D-dímero, ferritina sérica, IL-6, creatinina, tiempo de protrombina y procalcitonina. Entre las variables incluidas en el análisis multivariante, se identificaron como factores independientes asociados a mortalidad una mayor edad, una mayor puntuación del SOFA score (que valora la disfunción orgánica) y niveles de D-dímeros por encima de 1µg/L. (resumen por Mikel Mancheño Losa. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Huang C, Wang Y, Li X, Ren L, Zhao J, Hu Y, et al. Clinical features of patients infected with 2019 novel coronavirus in Wuhan, China. Lancet. 2020 Feb 15;395(10223):497-506 [doi

–Casadevall A, et al. The convalescent sera option for containing COVID-19 [texto completo]. J Clin Invest. 2020;138003 [doi]. RESUMEN: Artículo de opinión sobre la posibilidad de utilizar suero de pacientes convalecientes para la prevención y el tratamiento de la enfermedad COVID-19, que podría estar disponible rápidamente cuando haya un número suficiente de personas que se han recuperado y pueden donar suero. Existe experiencia en el brote de SARS-Cov1 con mejoría del pronóstico de los pacientes, sobre todo cuando se usó de forma precoz; en el de H1N1 del año 2009 con mejoría de la mortalidad y en el de Ébola del 2013 con mejoría de la supervivencia en los pacientes que lo recibieron. Parece que podría ser más efectiva al inicio de la enfermedad y, por tanto, podría ser más activa en el tratamiento preventivo más que en el tratamiento de pacientes con infección activa. En el brote actual de COVID19 se ha utilizado también en China y aunque los datos son escasos parece que podría disminuir la carga viral y que su uso fue seguro. El riesgo se asocia a la transfusión de cualquier hemoderivado que incluye la trasmisión de infecciones no detectadas y las reacciones inmunológicas como la enfermedad del suero o la amplificación de la infección dependiente de anticuerpos (ADE, “antibody dependent enhancement”), que consiste en un empeoramiento de algunas infecciones virales en el contexto de ciertos anticuerpos, aunque parece que la experiencia acumulada en los diferentes coronavirus sugiere que es bastante seguro. Otro de los riesgos sería que los pacientes que lo recibieran no desarrollarían su propia inmunidad frente al virus y podrían reinfectarse. Parece que en experiencias previas con virus respiratorio sincitial la administración pasiva de inmunoglobulinas disminuye la respuesta humoral pero no la celular, pero esto necesita más estudios para valorarlo. Existe actualmente un laboratorio que está trabajando en la fabricación de inmunoglobulinas frente a COVID19 a partir de suero de convalecientes de la infección, que en un futuro será más seguro y probablemente tenga más actividad que el suero de convalecientes, pero va tardar mucho más en estar disponible. Para poner en marcha el uso de suero de convalecientes se precisa de una coordinación entre diferentes servicios y poner en marcha ensayos clínicos randomizados para poder medir la eficacia de esta medidas. Aun así los autores creen que en la situación actual se debería hacer un esfuerzo e intentar ponerlo en marcha. (resumen por Ana García Reyne. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Day M. Covid-19: ibuprofen should not be used for managing symptoms, say doctors and scientists [texto completo]. BMJ. 2020;368:m1086 [doi]. RESUMEN: Este bmjbreve artículo recoge las declaraciones que han suscitado la polémica sobre la inconveniencia de tomar ibuprofeno durante la infección por SARS-CoV-2. El texto incluye citas explícitas, y pone así un poco de orden respecto a lo que se ha dicho o no, en consonancia al pronunciamiento oficial de instituciones autorizadas como es la AEMPS. En resumen, 1.- Más que vetar el uso de ibuprofeno, en realidad se recomienda el uso de paracetamol como primera medida farmacólogica para el control de los síntomas, por delante de los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs); y 2.- El efecto deletéreo de ibuprofeno y otros AINEs surge mayoritariamente de estudios observacionales, y en probable relación con efectos ya conocidos de este grupo de fármacos (retención hidrosalina, nefrotoxicidad, etc). (resumen por Jaime Lora-Tamayo. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Fauci AS, Lane HC, Redfield RR. Covid-19 – Navigating the Uncharted. N Engl J Med. 2020 Mar 26;382(13):1268-1269 [doi]

–Zheng YY, et al. COVID-19 and the cardiovascular system [texto completo]. Nat Rev Cardiol. 2020;10.1038/s41569-020-0360-5 [doi]. RESUMEN: El COVID-19 infecta las células nrcdel huésped a través de receptores ACE2, dando lugar a un cuadro de neumonía, asi como daño miocárdico agudo y afectación crónica del sistema cardiovascular. Por tanto, es importante la protección cardiovascular durante el tratamiento por la infección por COVID-19. 1. Relación COVID-19 Y ECA2: La enzima conversora de Angiotensina (ECA2) es un receptor para coronavirus y se sobre expresa en pulmón y corazón. Los síntomas de la infección son más severos en pacientes con enfermedad cardiovascular en posible relación con un aumento de la secreción de ECA2. Los niveles de ECA2 se pueden ver aumentados por fármacos inhibidores del sistema renina angiotensina. La sustitución de medicación antihipertensiva tipo IECA y ARAII es aún controvertido. 2. Daño cardiaco agudo: En 5 de los primeros 41 pacientes diagnosticados de COVID-19 en Wuhan se describe daño miocárdico traducido en la elevación de troponina I (>28 pg/ml). Los niveles de biomarcadores cardíacos (CK-MB y TnI) fueron significativamente más elevados en pacientes que requirieron ingreso en UCI sugiriendo que aquellos pacientes con síntomas más graves muchas veces presentan complicaciones como daño miocárdico. Entre los pacientes fallecidos por COVID-19 recogidos por la Comisión Nacional de Salud de China, un 11.8% de los pacientes sin enfermedad cardiovascular conocida presentaron daño miocárdico traducido en elevación de troponina I o parada cardíaca durante el ingreso. 3. Daño cardiovascular crónico: En un seguimiento a 12 años se ha visto que 25 pacientes de los que se recuperaron de la infección por SARS-CoV presentaban hiperlipemia (68%), anormalidades en el sistema cardiovascular (44%) y alteración en el metabolismo glucídico (60%). Dado que el SARS-CoV-2 tiene una estructura similar a SARS-CoV, este nuevo virus podría provocar igualmente alteración crónica al sistema cardiovascular. 4. Pacientes con enfermedad cardiovascular previa: Pacientes mayores con comorbilidades son mas susceptibles a la infección por SARS-CoV-2, en especial hipertensos, con enfermedad coronaria o diabetes. Además ,aquellos con enfermedad cardiovascular son mas propensos a presentar síntomas más severos al infectarse por SARS-CoV-2; por tanto, entre los fallecidos por COVID-19 se encuentran un alto número de pacientes con enfermedad cardiovascular. Pacientes con síndrome coronario agudo infectados por SARS-CoV-2 presentan mal pronóstico, una enfermedad más severa y una elevada mortalidad. En la infección por SARS-CoV-2, parece más probable que se presente insuficiencia cardíaca, por tanto, en aquellos pacientes con enfermedad cardíaca subyacente e insuficiencia cardíaca, la infección por SARS-CoV-2 puede actuar de factor precipitante empeorando la situación clínica y llevando al fallecimiento.El daño cardíaco farmacológico asociado al tratamiento del COVID-19 también merece interés, en especial el asociado al uso de antivirales. Estos fármacos pueden provocar insuficiencia cardíaca, arritmias u otras alteraciones cardiovasculares que requieren monitorización. (resumen por Carla Núñez Fernández. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Lu J, Gu J, Li K, Xu C, Su W, Lai Z, et al. COVID-19 Outbreak Associated with Air Conditioning in Restaurant, Guangzhou, China, 2020. Emerg Infect Dis. 2020 Jul;26(7):1628-1631 [doi

–Deftereos SG, Giannopoulos G, Vrachatis DA, Siasos GD, Giotaki SG, Gargalianos P, et al.; GRECCO-19 investigators. Effect of Colchicine vs Standard Care on Cardiac and Inflammatory Biomarkers and Clinical Outcomes in Patients Hospitalized With Coronavirus Disease 2019: The GRECCO-19 Randomized Clinical Trial. JAMA Netw Open. 2020 Jun 1;3(6):e2013136 [doi

–Li L, Zhang W, Hu Y, Tong X, Zheng S, Yang J, et al. Effect of Convalescent Plasma Therapy on Time to Clinical Improvement in Patients With Severe and Life-threatening COVID-19: A Randomized Clinical Trial. JAMA. 2020 Jun 3:e2010044 [doi]

–Xu X, et al. Effective Treatment of Severe COVID-19 Patients with Tocilizumab [texto completo]. ChinaXiv. 2020. RESUMEN: La importante elevación sérica de citokinas chinaxivproinflamatorias encontrada en los pacientes ingresados en UCI por COVID-19 y los hallazgos anatomopatológicos de daño alveolar difuso asociado a presencia de células inflamatorias en las autopsias, sugieren el desarrollo de una activación descontrolada y anómala de linfocitos T con desarrollo de una tormenta citokínica que, en última instancia, perpetúa la cascada inflamatoria. Parece que la Il-6 es una de las principales responsables de esta cascada inflamatoria, por lo que los investigadores sugieren que podría ser una diana terapéutica para los enfermos críticos de COVID-19. Se trata de un estudio retrospectivo (n=21) que evalúa la experiencia del uso de un inhibidor del receptor de IL-6 (TOCILIZUMAB, uso previo en artritis reumatoide y seguridad establecida) en pacientes con diagnóstico microbiológico de infección por SARS-CoV-2 y criterios de gravedad (n=17) o considerados críticos (n=4). Todos los pacientes recibieron el tratamiento estándar de COVID-19 según las guías chinas vigentes en el momento del estudio (lopinavir, metilprednisolona, oxígeno y tratamiento sintomático) además de Tocilizumab 400mg dosis única intravenosa, salvo 3 pacientes que recibieron una segunda dosis de Tocilizumab por fiebre persistente en las 12h siguientes a la primera administración. Los niveles medios de IL-6 antes de la administración de Tocilizumab fueron 132.38 pg/ml (±278.54), muy por encima de los valores de normalidad (<7 pg/ml). Los autores describen mejoría clínica en todos los pacientes con desaparición sostenida de la fiebre en las primeras 24h tras su administración, mejoría de la hipoxemia, descenso de los parámetros inflamatorios (PCR) y mejora de los infiltrados pulmonares. Ningún paciente sufrió reacciones adversas asociadas a Tocilizumab ni infecciones pulmonares sobreañadidas. Las limitaciones más importantes del estudio son el carácter retrospectivo, el escaso número de pacientes y la relativa heterogeneidad de estos (no todos tienen neumonía, no todos precisaron oxigenoterapia, etc.). Este estudio expone una experiencia retrospectiva favorable al uso de Tocilizumab en pacientes con infección grave e interpela a la comunidad científica a realizar un ensayo clínico que defina el papel de este fármaco en la infección por COVID-19. (resumen por Mikel Mancheño Losa. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) 

–Hu K, Guan WJ, Bi Y, Zhang W, Li L, Zhang B, et al. Efficacy and safety of Lianhuaqingwen capsules, a repurposed Chinese herb, in patients with coronavirus disease 2019: A multicenter, prospective, randomized controlled trial. Phytomedicine. 2020 May 16:153242 [doi]

–Liang M, Gao L, Cheng C, Zhou Q, Uy JP, Heiner K, et al. Efficacy of face mask in preventing respiratory virus transmission: A systematic review and meta-analysis. Travel Med Infect Dis. 2020 May 28:101751 [doi]

–Chen NEpidemiological and Clinical Characteristics of 99 Cases of 2019 Novel Coronavirus Pneumonia in Wuhan, China: A Descriptive Study [texto completo]. Lancet. 2020;395(10223):507-13 [doi]. RESUMEN: Se trata de un estudio retrospectivo de lancetun solo centro, en el que s eincluyen todos los casos confirmados de 2019-nCoV en el hospital de Wuhan desde el 1 de enero hasta el 20 de enero de 2020. Los casos se confirmaron mediante RT-PCR en tiempo real y se analizaron para determinar epidemiología, características demográficas, clínicas y radiológicas y datos de laboratorio. Los resultados fueron seguidos hasta el 25 de enero de 2020.  De los 99 pacientes con neumonía 2019-nCoV, 49 (49%) de los pacientes vivían agrupados y tenían exposición al mercado de marisco de Huana, de los cuales 47 tenían una exposición prolongada por trabajar en él.  La edad promedio de los pacientes fue de 55,5 años (DS 13,1) siendo más frecuente en  hombres (68%) que en mujeres (32%). Cincuenta pacientes tenían enfermedades , siendo las más frecuentes las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares (40%), enfermedades digestivas (11%) y  enfermedades endocrinas (diabetes) (13%). 2019-nCoV fue detectado en todos los pacientes por RT-PCR en tiempo real en exudado nasofaríngeo. Las manifestaciones clínicas  más frecuentes fueron: fiebre (82%), tos (82%), disnea (31%), mialgias (11%), confusión (9%), cefalea (8%), dolor faríngeo (5%), rinorrea (4%), dolor torácico (2%), diarrea (2%) y náuseas y vómitos (1%). Desde el punto de vista del laboratorio presentaron leucocitosis un 24% y leucopenia un 9%, con neutrofilia un 38% y linfopenia un 35% y con trombopenia en un 12% y anemia en un 50%. Un 43% presentaron diferentes grados de alteración del perfil hepático sobretodo de GOT y GPT.  Presentaron elevación de LDH un porcentaje significativo de pacientes (76%) mientras que un 13% elevaron CPK. Se detectó elevación de urea en un 7% y creatinina un 3%. En cuanto a reactantes de fase aguda, los pacientes presentaron, sobre todo, elevación de PCR (86%) y VSG (85%) y, en menor medida, procalcitonina (6%) e interleuquina 6 (52%). Se testaron además otros 9 tipos diferentes de virus respiratorios y no se objetivó coinfección en ningún paciente. Se detectaron sobreinfección por bacterias en 1 paciente y  por hongos en 4. Desde  el punto de vista radiológico, 75% de los pacientes presentaron neumonía bilateral, 14% mostraron infiltrado parcheado y opacidades en vidrio esmerilado, y un paciente (1%) neumotórax. Recibieron tratamiento antiviral  un 75% de los pacientes (oseltamivir, ganciclovir, lopinavir/ritonavir) entre 3 y 14 días. Un 70% recibieron tratamiento antibiótico (un 25% uno solo y un 45% tratamiento combinado) entre 3 y 17 días. Recibieron corticoides un 19% durante una media de 5 días (3-15 días) e inmunoglobulinas un 27%. Muchos pacientes presentaron daño orgánico incluidos 17% con síndrome de distrés respiratorio agudo , 8% lesión pulmonar aguda, 3% fracaso renal agudo, 4% shock séptico y 1 % neumonía asociada a ventilación mecánica. Precisaron ventilación mecánica no invasiva 13 pacientes entre 4 y 22 días y 4 pacientes ventilación  mecánica invasiva entre 3 y 20 días. Un 9% precisó hemofiltración y un 3% ECMO. Al final del estudio el 25 de enero, un 31% había sido dado de alta, once pacientes habían fallecido y el resto seguían ingresados.   En general, la mayoría de los pacientes cumplían los criterios de la escala MuLBSTA, un modelo de alerta temprana para predecir mortalidad en neumonía viral que incluye 6 factores (infiltrado multilobar, linfopenia, coinfección bacteriana, tabaquismo, hipertensión y edad), aunque se necesitan más estudios para explorar la aplicabilidad de la puntuación MuLBSTA en predecir el riesgo de mortalidad en la infección por COVID19. (resumen por Ana García Reyne. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) [comentario Journal Watch]

–Caly L, Druce JD, Catton MG, Jans DA, Wagstaff KM. The FDA-approved drug ivermectin inhibits the replication of SARS-CoV-2 in vitro. Antiviral Res. 2020 Jun;178:104787 [doi

–Hamner L, Dubbel P, Capron I, Ross A, Jordan A, Lee J, et al. High SARS-CoV-2 Attack Rate Following Exposure at a Choir Practice – Skagit County, Washington, March 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2020 May 15;69(19):606-610 [doi

–Gautret P, Lagier JC, Parola P, Hoang VT, Meddeb L, Mailhe M, et al. Hydroxychloroquine and azithromycin as a treatment of COVID-19: results of an open-label non-randomized clinical trial. Int J Antimicrob Agents. 2020 Mar 20:105949 [doi]. RESUMEN: Ensayo clínico abierto y no aleatorizado para evaluar la eficacia de la antimhidroxicloroquina y la azitromicina como tratamiento para COVID-19. Se incluyeron pacientes con infección por SARS-CoV-2 microbiologicamente confirmados de un hospital de Marsella, Francia, a recibir 600mg de hidroxicloroquina diarios. El outcome primario fue el aclaramiento virológico a día+6 de tratamiento. Los pacientes con diagnóstico microbiológico confirmado de otros centros franceses que no recibieron hidroxicloroquina fueron incluidos como controles. Algunos de los pacientes incluidos en el grupo de hidroxicloroquinarecibieron azitromicina diaria para evitar la sobreinfección bacteriana a criterio médico. Se incuyeron 36 pacientes (26 con hidroxiloroquina y 10 controles) divididos en asintomáticos (16,7%), infección leve (61,1%) e infección grave con neumonía (22,2%). A día+6 de seguimiento el 70% de los pacientes con hidrocloroquina presentaron aclaramiento viral frente a un 12,5% en el grupo control (p=0,001). Al comparar los pacientes que únicamente recibieron hidroxicloroquina con aquellos a los que se asoció azitromicina, se observó que la proporción de pacientes con PCR negativa a día +3, +4 y +6 fue mayor en el grupo de azitromicina. (35,7% vs 83,3% (día+3), 50% vs 83,3% (día+4 )y 57,1% vs 100% (día+6)). A pesar de su pequeño tamaño muestral, los autores concluyen que la hiroxicloroquina se asocia a una negativización de la carga viral, cuyo efecto se ve reforzado por la azitromicina.  (resumen por Estíbaliz Arrieta Ortubay. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) 

–Hernandez AV, Roman YM, Pasupuleti V, Barboza JJ, White CM. Hydroxychloroquine or Chloroquine for Treatment or Prophylaxis of COVID-19: A Living Systematic Review. Ann Intern Med. 2020 May 27 [doi

–Zhang R, Li Y, Zhang AL, Wang Y, Molina MJ. Identifying airborne transmission as the dominant route for the spread of COVID-19. Proc Natl Acad Sci U S A. 2020 Jun 30;117(26):14857-14863 [doi

–Artenstein AW. In Pursuit of PPE. N Engl J Med. 2020;382(18):e46 [doi

–Linton NM, et al. Incubation Period and Other Epidemiological Characteristics of 2019 Novel Coronavirus Infections with Right Truncation: A Statistical Analysis of jclinmedPublicly Available Case Data [texto completo]. J Clin Med. 2020;9(2):E538 [doi]. RESUMEN: Estudio epidemiológico realizado a partir de datos poblacionales en China, realizado con el objetivo de determinar con mayor precisión los datos epidemiológicos básicos de la infección por CoVID19. El dato más importante que aporta es el tiempo medio de incubación (entre 5 y 5.6 días, con un IC95% 2.7-8.0), en consonancia con datos clínicos previamente publicados. Otros datos de interés que aporta: 1. tiempo medio de inicio de síntomas a exitus: 15 días (IC95% 12.8-17.5); y 2. tiempo medio desde hospitalización a exitus: 8.8 días IC95% 7.2-10.8). (resumen por Jaime Lora-Tamayo. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Lippi G, et al. Laboratory abnormalities in patients withCOVID-2019 infection [texto completo]. ClinChem Lab Med. 2020 [doi]. RESUMEN: Carta al director que revisa cclmlos artículos publicados hasta el 24 de febrero en Medline (PubMed), Scopus y Web of Science sobre el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), en los que se describen alteraciones analíticas de los pacientes con infección grave por COVID-19. En los 11 artículos seleccionados son numerosas las alteraciones analíticas halladas en los pacientes con COVID-19, siendo las más frecuentes: 1. Linfopenia (35-75% de los casos); 2. Elevación: PCR (75%), LDH (27%-92%), VSG (hasta un 85%), Dímero D (36-43%); 3. Disminución: Albúmina sérica (50-98%), Hemoglobina (41-50%). En 6 de los 11 artículos incluidos se reportaron alteraciones analíticas asociadas a una peor evolución clínica (Ingreso en UCI y/o muerte). De todos los parámetros reportados (Elevación de glóbulos blancos, Elevación de neutrófilos, Disminución de linfocitos, Disminución de albumina, Elevación de lactato deshidrogenasa (LDH), Elevación de alanina aminotransferasa (GPT), Elevación de aminotransferasa (GOT), Elevación de creatinina, Elevación de troponina, Elevación de bilirrubina, Elevación de Dímero-D, Elevación de tiempo de protrombina, Elevación de procalcitonina, Elevación de proteína C reactiva (PCR)) los autores del artículo hacen referencia a la procalcitonina y a las alteraciones de la coagulación: 1. Los niveles de procalcitonina no están elevados en la mayoría de pacientes con COVID-19 al ingreso, sin embargo, el aumento progresivo de su valor refleja un peor evolución (el 75% de los pacientes ingresados en UCI presentaron elevación de procalcitonina frente a un 25% en los no ingresados en UCI); 2. En la mayoría de infecciones virales los niveles de procalcitonina son normales por lo que su aumento parece reflejar una sobreinfección bacteriana que podría comprometer el pronostico de estos pacientes; y 3. Las alteraciones en los parámetros de la coagulación también parecen tener un papel muyrelevante en el pronóstico de la infección (Tres cuartas partes de los fallecidos (n=21) de un estudio de 183 pacientes ingresados con COVID-19 cumplían criterios diagnóstico para Coagulopatía Vascular Diseminada (CID). Sugieren incluir dichos parámetros de la coagulación en la monitorización rutinaria de los pacientes con COVID-19). (resumen por E. (resumen por Estíbaliz Arrieta Ortubay. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) 

–Shang L, et al. On the use of corticosteroids for 2019-nCoV pneumonia [texto completo]. Lancet. 2020;395(10225):683–4 [doi]. RESUMEN: Artículo breve en el que se lancetreconsidera el uso de esteroides en pacientes críticos con neumonía asociada a COVID-19, ya que consideran que una evidencia clínica no concluyente no es razón suficiente
para abandonar el uso de esteroides en dicho escenario. El artículo hace referencia al trabajo de Clark Rusell et al. quienes, tras resumir la evidencia clínica disponible sobre el uso de esteroides en pacientes con infección grave por coronavirus [SARS] y [MERS] y otros virus respiratorios (gripe y VRS), concluyen que no se deben administrarse esteroides en los cuadros respiratorios graves por SARS-CoV-2, salvo en el marco de un ensayo clínico. Sin embargo, dichas conclusiones se basan en artículos, la mayoría observacionales, en los que a pesar de intentar ajustar los factores de confusión, los autores de esta nota breve consideran insuficientes para realizar inferencias sobre los mismos. Por otra parte, se hace referencia a varios estudios que sí respaldan el uso de esteroides a dosis moderadas en pacientes con SARS o gripe. Con todo ello, la Sociedad Torácica China, a través de una declaración de expertos, plantea el uso de esteroides a dosis moderada (≤0,5-1mg/kg día) y limitada en el tiempo (<7 días) en pacientes críticos con daño pulmonar por COVID-19, siempre de manera cautelosa y sopesando el riesgo/beneficio de los mismos. Si bien los autores del presente articulo se oponen a un uso descontrolado de esteroides, sí recomiendan ciclos cortos en pacientes críticos por neumonía COVID-19. No obstante, aclaran que no existen datos concluyentes y que las revisiones sistemáticas y los metanálisis arrojan conclusiones divergentes, por lo que resulta imprescindible llevar a cabo estudios clínicos bien diseñados para promover conclusiones más solidas. (resumen por Estíbaliz Arrieta Ortubay. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Magagnoli J, Narendran S, Pereira F, Cummings T, Hardin JW, Sutton SS, et al. Outcomes of hydroxychloroquine usage in United States veterans hospitalized with Covid-19. Version 2. medRxiv [Preprint]. 2020 Apr 21:2020.04.16.20065920 [doi

–Kampf G, Todt D, Pfaender S, Steinmann E. Persistence of coronaviruses on inanimate surfaces and their inactivation with biocidal agents. J Hosp Infect. 2020 Mar;104(3):246-251 [doi]. Erratum in: J Hosp Infect. 2020 Jun 17. RESUMEN: jhiArtículo de revisión sobre la persistencia de coronavirus en las superficies (varias especies testadas, ningún estudio específico con SARS-CoV-2). Apuntes de interés: 1- los coronavirus pueden mantenerse durante mucho tiempo en las superficies (de 2 h a 9 días). Depende de variables tales como: a) el inóculo: cuanto mayor la cantidad de viriones, mayor la duración en la superficie; b) la temperatura: el calor disminuye la duración, y el frío la aumenta (¡atención neveras! – a 4ºC puede durar más de 28 días), c) la humedad (cuanta más humedad, mayor duración); y d) y otras (tipo de superficie, el tipo específico de coronavirus …) 2- el efecto de los distintos agentes biocidas suele ser razonablemente bueno. Entre los que nos interesan: a) la lejía (hipoclorito sódico) al 0.1% durante 1 min tiene alta tasa de erradicación (atención, muchas lejías vienen como disolución al 5% –> hay que hacer una disolución 1:50 y no la estándar de 1:100); b) las soluciones con etanol 62-71% (similares a las que usamos en el hospital) durante 1 min también tiene buena tasa de erradicación. (resumen por Jaime Lora-Tamayo. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre)

–Chu DK, Akl EA, Duda S, Solo K, Yaacoub S, Schünemann HJ; COVID-19 Systematic Urgent Review Group Effort (SURGE) study authors. Physical distancing, face masks, and eye protection to prevent person-to-person transmission of SARS-CoV-2 and COVID-19: a systematic review and meta-analysis. Lancet. 2020 Jun 27;395(10242):1973-1987 [doi

–Riccò M, Ferraro P, Gualerzi G, Ranzieri S, Henry BM, Said YB, et al. Point-of-Care Diagnostic Tests for Detecting SARS-CoV-2 Antibodies: A Systematic Review and Meta-Analysis of Real-World Data. J Clin Med. 2020 May 18;9(5):1515 [doi

–Kissler SM, Tedijanto C, Goldstein E, Grad YH, Lipsitch M. Projecting the transmission dynamics of SARS-CoV-2 through the postpandemic period. Science. 2020 May 22;368(6493):860-868 [doi]

–Andersen KG, Rambaut A, Lipkin WI, Holmes EC, Garry RF. The proximal origin of SARS-CoV-2. Nat Med. 2020 Apr;26(4):450-452 [doi]

–Boulware DR, Pullen MF, Bangdiwala AS, Pastick KA, Lofgren SM, Okafor EC, et al. A Randomized Trial of Hydroxychloroquine as Postexposure Prophylaxis for Covid-19. N Engl J Med. 2020 Jun 3:NEJMoa2016638 [doi

–Huntley BJF, Huntley ES, Di Mascio D, Chen T, Berghella V, Chauhan SP. Rates of Maternal and Perinatal Mortality and Vertical Transmission in Pregnancies Complicated by Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 (SARS-Co-V-2) Infection: A Systematic Review. Obstet Gynecol. 2020 Jun 9 [doi

–Prather KA, Wang CC, Schooley RT. Reducing transmission of SARS-CoV-2. Science. 2020 Jun 26;368(6498):1422-1424 [doi

–Wang M, et al. Remdesivir and Chloroquine Effectively Inhibit the Recently Emerged Novel Coronavirus (2019-nCoV) in Vitro [texto completo]. Cell Res. 2020 Mar;30(3):269-71 [doi]. RESUMEN: Carta al director en la que se evalúa la eficacia celrresantiviral in vitro de cinco fármacos aprobados por la FDA contra el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2): Rivavirina, Pencilovir, Nitazoxanida, Nafamostat y Cloroquina,  así como la eficacia de remdesivir y favipiravir, dos antivirales previamente conocidos. Se infectaron células Vero E6 (linaje celular de cultivo) con SARS-CoV-2 y para cada fármaco se calculó 1) EC50 (half-maxima effective concentration): concentración del fármaco mínima capaz de inhibir al 50% del patógeno. 2) CC50 (half-cytotoxic concentration): concentración del fármaco que ejerce daño en el 50% de las células del huésped no infectadas. 3) SI(Selectivity index): cociente de CC50 / EC50. De los fármacos testados el remdesivir y la cloroquina bloquearon la infección viral a una concentración baja y mostraron un SI alto: remdesivir (EC50 = 0.77 μM; CC50 > 100 μM; SI > 129.87), cloroquina (EC50 = 1.13 μM; CC50 > 100 μM, SI > 88.50). Remdesivir: fármaco antiviral análogo de nucleótido que presenta actividad contra un amplia gama de infecciones por virus RNA (estudiado en la infección por el virus de Ébola) muestra efectividad en este ensayo en las células Vero E6 infectadas por el nuevo coronavirus, en la etapa posterior a la entrada del virus en la célula. Además en datos preliminares refieren que también inhibió la infección en línea celular humana. Cloroquina:  fármaco antipalúdico y antiinflamatorio que bloque la infección por el virus por aumento del PH endosómico necesario para la fusión virus/célula e interfiere en la glicosilación de receptores celulares de SARS-CoV-2.  En el estudio, la cloroquina fue efectiva tanto en la entrada del virus en la célula E6 como en etapas posteriores de la infección, planteando la sinergia entre la actividad inmunomoduladora y antiviral in vivo del fármaco. Concluyen que en base a los hallazgos descritos, el remdesivir y la cloroquina son efectivos en el control de la infección por SARS-CoV-2 in vitro, y dado que se tratan de fármacos seguros en humanos que han demostrado eficacia en otras patologías, sugieren evaluar la eficacia en humanos de ambos fármacos. (resumen por Estíbaliz Arrieta Ortubay. FEA Servicio

–Beigel JH, Tomashek KM, Dodd LE, Mehta AK, Zingman BS, Kalil AC, et al.; ACTT-1 Study Group Members. Remdesivir for the Treatment of Covid-19 – Preliminary Report. N Engl J Med. 2020 May 22:NEJMoa2007764 [doi]

–Fu S, Gao L, Cheng Z, Lu Q, Hu Y, Luo G, et al. Remdesivir in adults with severe COVID-19: a randomised, double-blind, placebo-controlled, multicentre trial. Lancet. 2020 May 16;395(10236):1569-1578 [doi]. Erratum in: Lancet. 2020 May 30;395(10238):1694

–Leung NHL, Chu DKW, Shiu EYC, Chan KH, McDevitt JJ, Hau BJP, et al. Respiratory virus shedding in exhaled breath and efficacy of face masks. Nat Med. 2020 May;26(5):676-680 [doi] Erratum in: Nat Med. 2020 May 27

–Wu C, et al. Risk Factors Associated With Acute Respiratory Distress Syndrome and Death in Patients With Coronavirus Disease 2019 Pneumonia in Wuhan, China [texto jamaintmedcompleto]. JAMA Intern Med. 2020;e200994 [doi] RESUMEN: Estudio observacional retrospectivo que describe las características clínicas y los factores asociados a SDRA y muerte en pacientes hospitalizados por neumonía COVID-19 en un hospital de Wuhan, China.De los 201 pacientes incluidos en el estudio 84 (41,8%) desarrollaron SDRA durante su hospitalización, de los cuales 44 (52,4%) fallecieron. La mediana de tiempo desde el ingreso hasta el desarrollo de SDRA fue de 2 días. Los pacientes con SDRA eran más ancianos que aquellos sin distrés (12 años; IC 95%: 8-16 años p<0,1), tenían mayor comorbilidad: Hipertensión arterial (27,4% vs 13,7%) y diabetes mellitus (19% vs 5%)), más disnea (59,5% vs 25,6%), una temperatura mayor al ingreso y recibieron esteroides sistémicos con  más frecuencia (50% vs 12%).Además en los pacientes con SDRA  los reactantes de fase aguda, enzimas hepáticas y Dimeros-D estaban significativamente más elevadas, así como los linfocitos más disminuidos que en aquellos sin distrés. Los pacientes con SDRA que fallecieron eran significativamente más mayores (18 años; IC95%: 13-23 años) y presentaron fiebre alta (39°C) con menos frecuencia que aquellos que sobrevivieron. Por otra parte, los pacientes con SDRA que recibieron metilprednisolona murieron menos que los que no recibieron (46% vs 61,8%). Se identificaron los siguientes factores de riesgo asociados con el desarrollo de SDRA y muerte, en caso de presentar distrés: Edad avanzada (HR 3,26; IC 95%: 2,08-5,11 para SDRA y HR, 1.08; IC95%, 1,01-1,17 para muerte), neutrofilia ( HR 1,14; IC 95%: 1,09-1,19 para SDRA HR1,08; IC 95% 1,01-1,17 muerte) y Dímeros D elevados (HR 1,03; IC 95%, 1,01-1,04 SDRA HR 1,02; 95% CI, 1,01-1,04 muerte). La fiebre alta (39°C) se asoció con una mayor probabilidad de desarrollar SDRA (HR 1,77; IC 95%: 1,11-2,84) pero con una menor probabilidad de muerte (HR 0,41; IC 95%: 0,21-0,82).Entre los pacientes con SDRA, el tratamiento con metilprednisolona disminuyó el riesgo de muerte (HR, 0,38; IC del 95%, 0,20-0,72). Los autores concluyen que el tratamiento con metilprednisolona podría ser beneficioso para los pacientes que desarrollan SDRA. (resumen por Estíbaliz Arrieta Ortubay. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) [comentario Journal Watch]

–CDC COVID-19 Response Team. Severe Outcomes Among Patients with Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) – United States, February 12-March 16, 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2020;69(12):343-346 [doi

–Li R, Pei S, Chen B, Song Y, Zhang T, Yang W, et al. Substantial undocumented infection facilitates the rapid dissemination of novel coronavirus (SARS-CoV-2). Science. 2020 May 1;368(6490):489-493 [doi

–Cortegiani A, et al. A systematic review on the efficacy and safety of chloroquine for the treatment of COVID-19 [texto completo]. J Crit Care. 2020;S0883-9441(20)30390-7 [doi]. RESUMEN: Revisión sistemática sobre los trabajos publicados acerca de la eficacia jccy la seguridad de la cloroquina como tratamiento para COVID-19. Los autores comentan 6 artículos de interés publicados hasta el 11 de marzo de 2020, algunos de los cuales se han resumido previamente en esta página. Como por ejemplo, el estudio in vitro en el que se observó la eficacia de la cloroquina para bloquear la infección a una concentración micromolar baja o la carta (revisión narrativa) realizada en China en la que se posicionan a favor de administrar cloroquina en los pacientes con neumonía COVID-19, en base a la eficacia observada en más de 100 pacientes tratados con dicho fármaco, en diversos ensayos clínicos que se están llevando a cabo en China. Sin embargo, los autores de esta revisión informan de no haber encontrado dichos resultados en los más de 23 ensayos clínicos registrados en Chinese Clinical Trial Registry hasta la fecha. Además, mencionan dos guías nacionales, la alemana y la italiana, así como un documento de consenso realizado por expertos en China, que tampoco proporcionan información sobre el método utilizado para lograr el consenso, que recomienda el uso de cloroquina en pacientes COVID-19, en base a la evidencia in vitro y la experiencia clínica (aún no publicada), En la revisión recuerdan que a día de hoy, la OMS declara que actualmente no hay evidencia disponible a través de ensayos clínicos sobre la eficacia de ningún tratamiento farmacológico específico para COVID-19. Con las evidencias disponibles, los autores concluyen sobre la urgente necesidad de realizar ensayos clínicos sobre la eficacia de la Cloroquina bajo el marco ético del protocolo genérico aprobado por la OMS sobre los medicamentos para COVID-19. (resumen por Estíbaliz Arrieta Ortubay. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) 

–He X, Lau EHY, Wu P, Deng X, Wang J, Hao X, et al. Temporal dynamics in viral shedding and transmissibility of COVID-19. Nat Med. 2020 May;26(5):672-675 [doi

–Shen C, Wang Z, Zhao F, Yang Y, Li J, Yuan J, et al. Treatment of 5 Critically Ill Patients With COVID-19 With Convalescent Plasma. JAMA. 2020 Mar 27;323(16):1582–9 [doi

–Cao B, et al. A Trial of Lopinavir-Ritonavir in Adults Hospitalized with Severe Covid-19 [texto completo] N Engl J Med. 2020;10.1056/NEJMoa2001282 [doi]. RESUMEN: nejmEnsayo clínico uni-céntrico, no enmascarado, sobre el uso de lopinavir-ritonavir ([LPV/r], dosis habitual, 14 días de tratamiento) junto a tratamiento estándar vs. Tratamiento estándar en solitario en pacientes con COVID-19. Criterios de inclusión: pacientes con PCR positiva para SARS-CoV-2, neumonía confirmada en prueba de imagen y SpO2 basal </= 94% ó PAFI <300. Criterios de exclusión: ”decisión por parte del médico responsable que la inclusión en el estudio no beneficiaba al paciente”, presencia de alguna condición que dificultara el seguimiento del protocolo con seguridad, alergia o sensibilidad conocida a LPV/r, enfermedad hepática grave conocida, uso de medicación con interacción grave con LPV/r que no pudiera reemplazarse, embarazo/lactancia o infección conocida por VIH. Aleatorización: 1:1, estratificada en función de la necesidad de soporte respiratorio de los pacientes en el momento de la inclusión (sin oxigenoterapia, cánula nasal, Vmask, alto flujo, VMNI o VMI/ECMO). No enmascaramiento (ni pacientes, ni médicos  responsables, ni estadísticos). Tras alcanzar el tamaño muestral previsto (n=160), los investigadores objetivaron que el estudio no tenía potencia suficiente y decidieron continuar reclutando pacientes hasta que dispusieron de otra molécula (remdesivir) con posible efecto beneficioso, momento en que suspendieron el ensayo. Objetivo primario: tiempo hasta mejoría clínica (definida como mejora en una escala ordinal de gravedad de 7 puntos) o alta hospitalaria desde el momento de aleatorización. Se aleatorizaron 199 pacientes (99 en el grupo de LPV/r y 100 en el grupo control). Tres pacientes del grupo LPV/r no recibieron ninguna dosis de tratamiento tras la inclusión por muerte precoz en las primeras 24h, por lo que además del análisis por intención de tratar (ITT) se realizó un análisis por intención de tratar modificado (ITT-mod) excluyendo estos tres casos en el grupo LPV/r. Ambos grupos de tratamiento eran comparables respecto a características demográficas, alteraciones analíticas y clasificaciones de gravedad en el momento de la aleatorización. No se encontraron diferencias significativas con respecto al tiempo-hasta-mejoría en el análisis por ITT (mediana de 16 días en ambos grupos, HR 1.31 IC95% 0.95–1.85). En el análisis ITT-mod se encontró una diferencia leve favorable al grupo LPV/r (15d vs. 16d, HR 1.39 IC95% 1.00-1.91). En un análisis post-hoc se encontró menor tiempo-hasta-mejoría en el subgrupo que inició LPV/r en los primeros 12 días tras el inicio de los síntomas (HR 1.25, IC95% 0.77-2.05). En el análisis de los objetivos secundarios destacan principalmente una menor mortalidad a día +28 en el grupo de LPV/r (19.2% vs 25.0%, dif -5.8, IC95% -17.3 a 5.7) sin alcanzar significación estadística, menor estancia mediana en UCI en grupo LPV/r (6d vs 11s, dif -5d IC95% -9 a 0) y menor tiempo mediano desde la aleatorización hasta el alta hospitalaria (12d vs 14d, dif 1d IC95% 0-3). El análisis de la carga viral mediante exudado orofaríngeo a días +5, +10, +14, +21 y +28 tampoco mostró diferencias significativas entre ambos grupos de tratamiento. Hasta en el 40.7% de los pacientes del grupo LPV/r aún se identificaba RNA viral a día +28. El análisis de seguridad mostró una elevada proporción de reacciones adversas en ambos grupos de tratamiento (48.4% vs. 49.5%), sin diferencias significativas entre ambos. Hasta un 14% de los pacientes del grupo LPV/r tuvieron que interrumpir el tratamiento antes de completar 14 días, principalmente debido a las reacciones adversas digestivas (anorexia, náuseas, dolor abdominal o diarrea). Los investigadores concluyen que la asociación de LPV/r al tratamiento de soporte estándar no se asoció a una mejoría clínica, ni a una reducción de la mortalidad ni a la disminución de la carga viral medida en exudado orofaríngeo en pacientes con infección por COVID-19 con respecto al tratamiento estándar en solitario. Los beneficios en el subgrupo de pacientes que iniciaron el tratamiento en los primeros 12 días desde la aparición de los síntomas animan al diseño de nuevos estudios que valoren la utilidad de LPV/r asociado a tratamiento de soporte estándar en este subgrupo. Entre las limitaciones principales del presente trabajo encontramos la ausencia de enmascaramiento (sesgo en la medición de escala ordinal de gravedad) y la ausencia de pruebas de cultivo viral para intentar demostrar virus viable más allá de la detección de RNA en los exudados faríngeos. (resumen por Mikel Mancheño Losa. FEA Servicio Medicina Interna. Hospital 12 de Octubre) [comentario Journal Watch] [comentario Journal Watch 2]

–Sutton D, Fuchs K, D’Alton M, Goffman D. Universal Screening for SARS-CoV-2 in

 

Esta selección ha sido elaborada a partir de los recursos creados por Ernesto Barrera y la Universidad de MacMaster