COVID-19 y pacientes neuroquirúrgicos

logo12Ígor Paredes, del Servicio de Neurocirugía del Hospital 12 de Octubre, es el primer autor del trabajo publicado en BMJ Open sobre el impacto de la primera ola de la pandemia en los pacientes neuroquirúrgicos.

Se trata de un estudio observacional, retrospectivo y multicéntrico, a nivel nacional, con datos de 1.677 pacientes, de 16 hospitales, sometidos a neurocirugía entre marzo y julio de 2020. La mortalidad fue del 6,4%. El 2,9% de los pacientes sufrió infección perioperatoria, de los cuales más de la mitad fueron diagnosticados en el posoperatorio. La infección perioperatoria por SARS-COV-2 en pacientes neuroquirúrgicos se asoció con un aumento de la mortalidad de casi cinco veces. Edad, incidencia comunitaria, infección perioperatoria por SARS-COV-2, empeoramiento neurológico posoperatorio, necesidad posoperatoria de apoyo de las vías respiratorias, grado ASA ≥3 y GCR preoperatorio 3-8 se asociaron de forma independiente con la mortalidad. Deterioro cognitivo preoperatorio, sepsis posoperatoria y ausencia de complicaciones postoperatorias se asociaron de forma independiente con infección postoperatoria por SARS-COV-2.

Equipo Biblioteca H12O

Cáncer y COVID-19 en Europa

logo12JAMA Oncology ha publicado el artículo “Time-Dependent COVID-19 Mortality in Patients With Cancer: An Updated Analysis of the OnCovid Registry”, en el que participa como autora Ana Sánchez de Torre, del Servicio de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre. Su objetivo es analizar si la gravedad y mortalidad de COVID-19 en pacientes oncológicos han mejorado en el transcurso de la pandemia.

Se trata de un estudio multicéntrico con datos de pacientes diagnosticados, entre febrero de 2020 y febrero de 2021, en 35 instituciones de 6 países europeos a partir de los datos recogidos en OnCovid. Los datos de mortalidad se identificaron a los 14 días y a los 3 meses. Las características y resultados de los pacientes se compararon estratificando 5 períodos entre febrero de 2020 y febrero de 2021 y en 2 brotes de importancia (febrero-junio 2020 y julio 2020–febrero 2021).

Se incluyeron 2.634 pacientes, con mediana de edad 68 años y 52,8% varones. Los pacientes demostraron una mejora significativa dependiente del tiempo en la tasa de letalidad de 14 días, con estimaciones entre el 29,8% (para febrero-marzo 2020) y el 12,5% (para julio-septiembre 2020).  En comparación con el segundo brote importante, los pacientes diagnosticados en el primer brote tenían más probabilidades de tener 65 o más años, al menos 2 comorbilidades y tumores avanzados. Las complicaciones de COVID-19 fueron más probables y requirieron más hospitalización y terapia anti-COVID durante el primer brote importante. Después de ajustar por país, sexo, edad, comorbilidades, estadio y estado del tumor, y tratamiento anti-COVID y contra el cáncer, los pacientes diagnosticados en el primer brote tenían mayor riesgo de muerte a los 14 días y a los 3 meses en comparación con los diagnosticados en el segundo brote.

Los hallazgos de este estudio sugieren que la mortalidad en pacientes con cáncer diagnosticados con COVID-19 ha mejorado en Europa a lo largo de la pandemia. Esta mejora puede estar asociada con un diagnóstico más temprano, una mejor gestión y cambios en la transmisión comunitaria.

Equipo Biblioteca H12O

COVID-19 y trasplantados de hígado

logo12Carmelo Loinaz y Alberto Marcacuzco, del Servicio de Cirugía General del Hospital 12 de Octubre, son dos de los autores del trabajo “Decreased Long-term SARS-CoV-2-Specific Humoral Immunity in Liver Transplant Recipients 12-Months after COVID-19”, publicado en Liver Transplantation.

Se trata de un estudio multicéntrico prospectivo cuyo objetivo es evaluar la persistencia de anticuerpos IgG en receptores de trasplante de hígado 12 meses después de enfermedad por coronavirus. 65 pacientes trasplantados se emparejaron con otros 65 pacientes no trasplantados mediante puntuación de propensión.

Los pacientes trasplantados de hígado mostraron una menor prevalencia de anticuerpos IgG a los 12 meses; también se observaron valores de índice más bajos de anticuerpos IgG un año después de COVID-19. Los receptores de trasplante vacunados mostraron niveles de anticuerpos más altos en comparación con los no vacunados. Los niveles de anticuerpos alcanzados después de la vacunación fueron comparables a los observados en pacientes no trasplantados.

Equipo Biblioteca H12O

Ácido acetilsalicílico y COVID-19

logo12Does admission acetylsalicylic acid uptake in hospitalized COVID-19 patients have a protective role? Data from the Spanish SEMI-COVID-19 Registry«, es el trabajo en que participa como autora Samara Campos, del Servicio de Medicina Interna del Hospital 12 de Octubre, y como colaboradores otros investigadores y médicos del mismo servicio.

El ácido acetilsalicílico (AAS) se emplea habitualmente en el tratamiento y prevención de enfermedades cardiovasculares. El objetivo de este estudio es evaluar su rol protector (mortalidad y prevención de inflamación, trombosis e ingreso en UCIs) en pacientes hospitalizados por COVID-19. Para ello se realizó un estudio observacional y retrospectivo con una cohorte de 20.641 pacientes con neumonía y COVID-19, a partir del registro SEMI-COVID-19 España entre marzo de 2020 y mayo de 2021.

Se realizó un emparejamiento por puntuación de propensión (PSM) para determinar si el tratamiento con AAS afectaba a los resultados en los pacientes con COVID-19. Al ingreso hospitalario, el 15,9% de los pacientes estaba recibiendo tratamiento con AAS. Después del PSM se analizaron 3.291 pacientes expuestos a AAS y 2.885 no expuestos. La mortalidad hospitalaria fue mayor en el grupo de ASA en la muestra global. Después del PSM no se encontraron diferencias entre los grupos. Los autores concluyen que, según los datos de esta investigación, el AAS no se asocia con mortalidad hospitalaria ni con inflamación, trombosis o ingreso en UCI después de realizar PSM.

Equipo Biblioteca H12O

Asma en niños y COVID-19

logo12María Salomé Albi Rodríguez, del Servicio de Pediatría del Hospital 12 de Octubre, firma como autora un trabajo sobre COVID-19 y niños con asma -“Infection with SARS-CoV-2 among children with asthma: evidence from Global Asthma Network”-, que ha sido publicado en Pediatric Journal of Allergy and Immunology.

Este estudio tiene como objetivo evaluar las características clínicas y los resultados de COVID-19 en población infantil con asma y si el uso de medicamentos contra la enfermedad asmática se asoció con resultados de interés. Los resultados se obtuvieron de una encuesta realizada entre noviembre de 2020 y abril de 2021 en 14 centros, de 10 países, integrados en Global Asthma Network. De los 169 niños que participaron en el estudio, fueron asintomáticos el 34,3%, leves el 55,0%, moderados el 8,3% y graves el 2,4%. El 22,5% tuvo exacerbación del asma y el 12,4% fueron hospitalizados. Los que tenían COVID-19 moderado o grave tenían mayor probabilidad de exacerbación de su asma. Los que usaron broncodilatadores inhalados fueron más propensos a un cambio de medicamentos para el tratamiento del asma. Los que usaron corticosteroides inhalados no difirieron de los que no los usaron en cuanto a síntomas, gravedad, exacerbación del asma u hospitalización.

Los autores concluyen que la dependencia excesiva de broncodilatadores inhalados puede ser inapropiada, pero el uso de corticosteroides parece seguro y debe continuarse en niños con asma mientras dure la pandemia.

Equipo Biblioteca H12O

Sjögren y COVID-19

logo12Sheila Melchor, del Servicio de Reumatología del Hospital 12 de Octubre, es una de las autoras del siguiente artículo publicado en Clinical and Experimental Rheumatology: “Post-COVID-19 syndrome in patients with primary Sjögren’s syndrome after acute SARS-CoV-2 infection“. Su objetivo es analizar las características del síndrome post-COVID en pacientes con síndrome de Sjögren primario.

Se recogieron datos desde abril de 2021 del registro del Consorcio Big Data Sjögren, clasificando a los pacientes según COVID-19 agudo (hasta 4 semanas), COVID-19 sintomático continuo (entre 4 y 12 semanas) y síndrome post-COVID-19 (más de 12 semanas). Se identificaron 132 pacientes, a los que se hizo un seguimiento medio de 137,8 días después de ser diagnosticados con COVID-19. El 57% permaneció sintomático después de un seguimiento de 5 meses y el 29% permaneció sintomático más de 12 semanas cumpliendo la definición de síndrome post COVID-19. En más del 40% de los pacientes con Sjögren primario se informó la existencia de síntomas como ansiedad/depresión, dolor articular, trastornos del sueño, fatiga, anosmia o mialgias. El análisis multivariado identificó niveles elevados de LDH y PCR, ingreso hospitalario, uso de hidroxicloroquina o requerimiento de oxígeno, entre otros, como factores asociados con un mayor riesgo de desarrollar síndrome post-COVID-19.

Los autores concluyen que el riesgo de desarrollar síndrome post-COVID en pacientes con Sjögren que necesitaron hospitalización fue 8 veces mayor que en pacientes no hospitalizados, con niveles basales elevados de PCR y el uso de hidroxicloroquina como factores de riesgo independientes.

Equipo Biblioteca H12O

Ciclo corto de corticosteroides en COVID-19 persistente

logo12A Short Corticosteroid Course Reduces Symptoms and Immunological Alterations Underlying Long-COVID”, un artículo sobre el uso de un ciclo corto de corticosteroides en COVID-19 prolongado, que ha sido publicado en Biomedicines y en el que intervienen el Instituto imas12 del Hospital 12 de Octubre, los servicios de Medicina Interna e Inmunología y la Unidad de Enfermedades Infecciosas.

A pesar del número creciente de pacientes con COVID-19 persistente, su fisiopatología aún no ha sido completamente caracterizada ni existe un tratamiento establecido. En este estudio se realiza un perfil inmunológico de 9 pacientes con síntomas persistentes antes y después de un tratamiento con prednisona durante 4 días, y de 5 pacientes post-COVID sin síntomas persistentes. Los síntomas persistentes de COVID pueden ir acompañados de alteraciones inmunológicas caracterizadas por inflamación y reducción de la regulación inmunitaria. Estas alteraciones se observaron hasta un año después de la infección aguda. Un ciclo corto de corticosteroides revirtió estas alteraciones inmunes y condujo a una mejoría clínica de los síntomas, que se mantuvieron 4 meses después de este tratamiento.

Equipo Biblioteca H12O

Enfermedades reumáticas en niños y COVID-19

logo12Jaime de Inocencio, del Servicio de Pediatría del Hospital 12 de Octubre, es uno de los autores del artículo publicado en Pediatric Rheumatology Online Journal sobre las características clínicas de una cohorte de pacientes infantiles con enfermedades reumáticas y COVID-19.

Se trata de un estudio longitudinal observacional que se realizó entre marzo de 2020 y marzo de 2021 en 6 hospitales madrileños, con datos de 77 pacientes pediátricos con diagnóstico de enfermedades reumáticas y COVID-19. De ellos, 30 eran asintomáticos, 41 tenían COVID-19 leve o moderado y 6 necesitaron ingreso hospitalario. Su edad media fue de 11,88 años. La mediana de la estancia hospitalaria fue de 5 días. Las comorbilidades previas aumentaron el riesgo de enfermedad sintomática y el ingreso hospitalario. El factor asociado de forma independiente al ingreso hospitalario fue el uso previo de glucocorticoides. No se encontraron diferencias según los tipos de enfermedad reumática.

Equipo Biblioteca H12O  

COVID-19 en pacientes con enfermedades reumáticas inmunomediadas

logo12En pacientes con enfermedades reumáticas inmunomediadas el desarrollo de la respuesta de las células T contra el SARS-CoV-2 puede verse afectado por las alteraciones inmunitarias propias de estas enfermedades o por los efectos de los tratamientos inmunosupresores. El objetivo de este trabajo es analizar la respuesta de las células T después de la recuperación de COVID-19 en apcient6es reumáticos con terapias inmunosupresoras.

Se incluyeron en el estudio 53 pacientes adultos con enfermedad reumática inmunomediada y 61 sin esta enfermedad, de la misma edad y sexo, todos con COVID-19 confirmada. Los pacientes con enfermedad reumática presentaron respuestas positivas de linfocitos y antígenos en proporción y magnitudes similares a los de los pacientes sin enfermedad reumática días después de la COVID-19. Se observaron respuestas similares en los diferentes grupos diagnósticos y terapéuticos, incluidos los fármacos DMARD, inhibidores de TNF, inhibidores de IL-17, rituximab, inhibidores de JAK u otros inmunosupresores.

Los autores concluyen que las respuestas de las células T a los principales antígenos del SARS-CoV-2 están presentes después e la recuperación por COVID-19 en la mayoría de los pacientes con enfermedades reumáticas inmunomediadas y no se ven afectadas por los tratamientos inmunosupresores.

Este trabajo (“SARS-CoV-2-specific T-cell responses after COVID-19 recovery in patients with rheumatic diseases on immunosuppressive therapy”) ha sido publicado en Seminars in Arthritis and Rheumatism, su primera autora es Ana Lledó (Servicio de Reumatología) y en él intervienen también investigadores del Servicio de Inmunología, la Unidad de Enfermedades Infecciosas y el Instituto imas12.

Equipo Biblioteca H12O

Niños y COVID-19

logo12El Servicio de Pediatría y el Instituto de Investigación imas12 del Hospital 12 de Octubre colaboran en un estudio sobre los factores de riesgo asociados en la gravedad de la COVID-19 en niños, que se ha publicado en noviembre en el European Journal of Pediatrics. El objetivo de este trabajo ha sido analizar el espectro clínico de niños con COVID-19 y los factores de riesgo que requieren su ingreso en UCIs pediátricas.

Se trata de un estudio prospectivo y multicéntrico con datos de 1.000 niños menores de 18 años atendidos en 76 hospitales españoles durante el primer año de pandemia a causa de una infección por SARS-CoV-2 o por síndrome inflamatorio multisistémico. El 55% fueron hospitalizados y el 18% necesitó ingreso en UCI. Los síntomas más frecuentes fueron fiebre, infección del tracto respiratorio superior, síndrome broncopulmonar, problemas de piel o trastornos gastrointestinales. Los factores de riesgo asociados con ingreso en UCI fueron edad, síndrome inflamatorio multisistémico, enfermedad cardíaca, enfermedad hepática o asma. Sin embargo, los niños asmáticos ingresaron debido al síndrome inflamatorio multisistémico o a neumonía, pero no por problemas de asma.

Equipo Biblioteca H12O